Deportes

Un español con amplia experiencia en la 'Premier'

  • Roberto 'Bob' Martínez da un salto de calidad al llegar al banquillo del Everton después de salir del Wigan con sabor agridulce: ganó la FA Cup pero descendió a la segunda inglesa

El exjugador y entrenador Roberto Martínez, nuevo técnico del Everton para las cuatro próximas temporadas, es uno de los primeros españoles que aterrizaron en el fútbol inglés a mediados de la década de los 90.

A sus 39 años, el hasta ahora técnico del Wigan ha dado el salto desde un equipo que luchaba cada temporada por la permanencia en la Premier a uno que se plantea como principal objetivo meterse en los puestos europeos.

Antes de abandonar los latics tras cuatro temporadas al frente de su vestuario, Martínez guió al club a uno de los mayores éxitos de la historia, la Copa de Inglaterra (FA Cup) que lograron en una final en Wembley, el pasado 11 de mayo, ante el Manchester City (0-1).

Aún así, el español deja el DW Stadium con un sabor agridulce, dado que el Wigan selló al final de esta temporada su descenso a la segunda división inglesa.

Este no era su primer paso por los latics, donde había llegado como jugador por primera vez en 1995, cuando el conjunto inglés batallaba en los húmedos campos de la tercera división, junto a sus antiguos compañeros en el filial del Real Zaragoza Isidro Díaz y Jesús Seba.

En esa pequeña ciudad, al noroeste de Inglaterra, poco acostumbrada al exotismo de contar con futbolistas extranjeros en las filas de su equipo local, el trío se ganó pronto el sobrenombre de 'Los tres amigos', en referencia a un western ambientado en México que en Wigan tomaron por español.

Martínez había jugado antes en el Balaguer, de Lérida, además de en el Zaragoza, con cuya primera plantilla llegó a disputar un encuentro de la Primera División española.

Pocas semanas después de llegar al Reino Unido, Martínez se convirtió en el primer español en anotar un gol en la Copa de Inglaterra. Lo logró el 11 de noviembre de aquel primer año en Wigan, en su debut en la competición frente al Runcorn FC.

La llegada de los tres españoles coincidió con una mejora en los resultados de los latics, que apenas una temporada antes habían estado a un paso de perder la categoría y habían vislumbrado la posibilidad de que el club acabara desapareciendo.

Martínez aprendió inglés en poco tiempo, compaginó su carrera deportiva con un puesto de comentarista del fútbol español en la televisión británica y se convirtió en uno de los futbolistas emblemáticos del Wigan.

El catalán dejó el vestuario latic en 2001, tras jugar 180 partidos en los que anotó 23 goles, vio 24 tarjetas amarillas y una roja.

Ese año, Martínez fichó por el escocés Motherwell, con el que disputó 16 partidos antes de la quiebra del club, tras lo cual regresó a Inglaterra para fichar por el Walsall y, más tarde, en 2003, lo hizo por el galés Swansea, en el que jugó durante tres temporadas y disputó 122 encuentros, en los que anotó cuatro goles.

Tras un fugaz paso por el Chester City, Martínez regresó en febrero de 2007 al Swansea con un nuevo contrato de entrenador-jugador que, en la práctica, supuso el final de su carrera como futbolista.

En su primer curso en el banquillo del Liberty Stadium, logró el ascenso del equipo al proclamarse campeón de la Football League One, la tercera división inglesa.

El equipo recibió entonces por vez primera el sobrenombre de Spanish Swansea, ya que contaba con seis españoles en su plantilla.

El siguiente curso, el Swansea concluyó la temporada en el octavo puesto de la segunda división, a un paso de alcanzar las eliminatorias para ascender a la Premier League, y fue uno de los equipos revelación de la Copa de Inglaterra.

Sus logros despertaron el interés tanto del Celtic de Glasgow como de su antiguo equipo, el Wigan, al que regresó por dos millones de libras (2,4 millones de euros) para convertirse en el tercer entrenador español de un club de la Premier League, tras el paso de Juande Ramos por el Tottenham y de Rafa Benítez por el Liverpool.

Ahora, el nuevo reto del entrenador español en el Everton es lograr la clasificación para la Liga de Campeones. En su presentación en el Goodison Park como técnico del club de Liverpool para las próximas cuatro temporadas, el hasta ahora preparador del Wigan señaló que la sexta plaza que ha firmado el Everton esta campaña en la Premier ha sido un "resultado magnífico", pero que él aspira a "más. El objetivo del Everton debe ser entrar en la Champions. No va a ocurrir la próxima temporada, pero es el objetivo para el futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios