Deportes

La fea cara del machismo

  • Las bromas vejatorias de hinchas de Brasil, Perú o Colombia a mujeres durante los partidos desatan una eficaz ola de indignación en sus países

Unas seguidoras portuguesas, ayer, en el partido de su selección ante Marruecos en Moscú. Unas seguidoras portuguesas, ayer, en el partido de su selección ante Marruecos en Moscú.

Unas seguidoras portuguesas, ayer, en el partido de su selección ante Marruecos en Moscú. / maxim shipenkov / efe

Unos hinchas brasileños, vestidos con la camiseta canarinha de la selección, saltan exaltados y acompañados por una aficionada rusa. Luego, ellos la animan a unirse a sus cánticos y le enseñan unas palabras en portugués: alusiones vulgares a su vagina que ella repite, sin saber qué dice.

La escena ocurrida en una ciudad rusa se convirtió en un viral en las redes sociales brasileñas en las últimas horas. Los hombres grabaron todo con un móvil y lo publicaron, en un feo espectáculo de un machismo todavía muy difundido en América Latina y que viajó también a Rusia con muchos de los hinchas latinoamericanos.

Y los brasileños no fueron los únicos: un hincha peruano publicó una grabación en la que sale al lado de dos jóvenes rusas que lo imitan, joviales, diciendo las palabras "quiero cachar" ("quiero follar"), creyendo que alientan con ello al equipo sudamericano de la banda roja en el pecho.

En Saransk, donde Colombia perdió el martes 1-2 con Japón en su debut, también unos hinchas cafeteros se burlaron de unas fans niponas haciéndoles decir lo siguiente: "Yo soy perra, más puta pa' dónde". Risas de todos, también de las asiáticas, inconscientes de que las estaban vejando. Como en los anteriores casos, fueron los propios hombres los que colgaron los vídeos en las redes sociales.

Los incidentes no son representativos para todos los fervientes hinchas latinoamericanos, llegados en masa a Rusia y la mayoría de los cuales disfruta con respeto en las sedes mundialistas. Pero sí dejan una pésima imagen de unos países en los que el fútbol es una pasión de multitudes asociada a menudo todavía con actitudes machistas.

Como ocurre desde hace un tiempo, los hinchas mexicanos volvieron a desatar la polémica con sus gritos homofóbicos de "puto" contra el portero alemán Manuel Neuer , un incidente que condujo a que la FIFA abra otra vez un proceso disciplinario contra la Federación Méxicana de Fútbol.

Y si se trata de confirmar clichés, incluso la Asociación de Fútbol Argentino publicó antes del comienzo del torneo un "manual para conquistar rusas" como guía para los aficionados del país que viajaban al Mundial. La AFA se disculpó después y retiró el polémico folleto.

La buena noticia es que, como ocurrió con el manual argentino, las protestas de muchos latinoamericanos en sus países tras ver las imágenes de sus compatriotas en Rusia hicieron estallar el debate social y tuvieron consecuencias frente a actitudes que en otras épocas eran consideradas normales.

La indignación que recorrió las redes sociales brasileñas contra el viral machista de Rusia condujo a que la Policía del estado de Santa Catarina, en el sur del país, abriera un proceso contra uno de sus agentes, identificado como uno de los hinchas que gritaban "boceta rosa" (vagina rosa) al lado de una joven rusa, según el diario Folha de Sao Paulo.

Antes, conocidos artistas brasileños cargaron duramente contra el "espectáculo" de algunos torcedores en Rusia. "No es gracioso. Es machismo. Es misoginia. Es una vergüenza", escribió en Instagram la modelo y presentadora de televisión Fernanda Lima, una de las caras de Brasil durante el Mundial de 2014. "Vergüenza", la secundó la actriz Bruna Marquezine, pareja del astro de la canarinha Neymar.

En Colombia, el mítico futbolista Faustino Asprilla mostró su indignación en Twitter. "Para todos mis amigos en el mundo, especialmente los japoneses, esta clase de gente no representa a Colombia", escribió El Tino molesto en un tuit publicado junto con el vídeo de la polémica.

Muchos aficionados en Perú iniciaron, asimismo, en las redes sociales una controvertida "contracampaña" de denuncia contra el hincha que ofendió a las rusas, difundiendo su rostro y sus datos personales para limpiar el nombre de su país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios