fútbol liga santander

Un futuro todavía por definir

Messi y su esposa Antonella se marchan tras saludar a los medios el día de su boda. Messi y su esposa Antonella se marchan tras saludar a los medios el día de su boda.

Messi y su esposa Antonella se marchan tras saludar a los medios el día de su boda. / David Fernández / efe

El mundo del fútbol asiste perplejo a una situación insólita: las dos grandes estrellas de la década, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, todavía tienen su futuro inmediato por resolver. La cuenta atrás ya comenzó y en los próximos días deberían solucionarse ambas cuestiones. Por una parte, la ampliación de contrato de Messi, cuyo vínculo con el Barcelona finaliza el próximo año; y por otra, la continuidad o no de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

La cuestión más sencilla parece la de Messi. El astro se acaba de casar y ahora parece el momento idóneo para presentar su renovación. Además, entrado ya el mes de julio, su costosa renovación entraría en el nuevo ejercicio fiscal para el Barcelona, como deseaban sus dirigentes. Nadie en Barcelona duda de que la renovación está pactada.

"A Messi sólo le falta firmar su renovación con el Barça que dará un sentido definitivo a su carrera. Con este pack asegurado, comienza una nueva vida", afirmó en su edición de ayer el diario Sport.

Junto a la fecha del anuncio, la cuestión más intrigante está en saber por cuánto tiempo y dinero renovaría el astro argentino. Ya se habla de cinco años más -en 2022 tendrá 35 años- a razón de 32 millones de euros por temporada. Por supuesto, sería el mayor contrato firmado jamás por un futbolista. Es fácil suponer que el Barcelona esté deseoso de presentar el acuerdo después de una temporada poco fructífera. Un balón de oxígeno para sus criticados dirigentes.

Por su parte, el Real Madrid tuvo mucho que celebrar la pasada temporada -Liga y Liga de Campeones por primera vez juntas desde 1958-, pero toda su apacible felicidad se vio manchada por el estallido del caso Cristiano.

Primero, la Justicia española lo denunció por una presunta evasión al fisco de 14,7 millones de euros. E inmediatamente llegó lo inesperado, cuando el diario portugués A Bola publicó el deseo del futbolista de marcharse de España y, obviamente, de dejar el Real Madrid.

Nadie sabe lo qué pasa por la cabeza del portugués, cuyo silencio durante la Copa Confederaciones, prolongado hasta hoy, no hizo otra cosa que sembrar de inquietud a los hinchas blancos, todavía perplejos por la noticia.

El Real Madrid quiere reunirse cuanto antes con el astro portugués para conocer de su boca cuáles son sus anhelos. Ansioso por comenzar a perfilar su planificación deportiva, desea encontrarse con hoy mismo o mañana a más tardar, pero la agenda sólo la marcará el jugador portugués. Un club en manos de un único futbolista.

La decisión de Cristiano Ronaldo mantiene expectante a todo el fútbol europeo, pues un eventual traspaso del portugués -se calcula que sería cercano a los 180 millones de euros- provocaría un sismo en el mercado. Mucho dinero se pondría en circulación. Todo depende de una reunión, que debería llegar pronto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios