Deportes

El gran test de Montmeló

  • El circuito catalán reflejará si los cambios del Ferrari suponen mejorías

El dominio aplastante de Red Bull en la última carrera y el optimismo que desborda Ferrari hacen presagiar un nuevo duelo entre el alemán Sebastian Vettel y el español Fernando Alonso este fin de semana en el Gran Premio de Fórmula 1 de España, primero de la temporada europea.

La mayoría de los pilotos de la parrilla se conocen el circuito de Montmeló como la misma palma de su mano, pero el trazado de 4,655 kilómetros que acogerá la quinta carrera del año siempre depara sorpresas y vio a siete ganadores diferentes en las últimas siete temporadas.

Que se lo pregunten si no al venezolano Pastor Maldonado, vencedor contra todo pronóstico en un 2012 loco. Esta temporada, en cambio, comenzó con resultados más cercanos a la cordura y Vettel llega a España como el hombre a batir después de su paseo triunfal en la carrera de Bahréin hace tres semanas.

"Viendo los resultados tenemos que estar felices, ganamos dos carreras de cuatro. Pero no estamos mirando los resultados, sino cómo están llegando", señaló Vettel, líder del Mundial con 77 puntos, diez más que el finlandés Kimi Raikkonen. "Y hay lugar para la mejora", advirtió a sus rivales el alemán, triple campeón del mundo.

Alonso, lastrado por un accidente y una avería en su alerón en dos de las hasta ahora cuatro carreras, es cuarto del escalafón con 47 puntos, a tres del británico Lewis Hamilton, más competitivo con su Mercedes en las tandas de clasificación que en carrera. El asturiano buscará su primera victoria en Montmeló desde 2006, cuando ganó con Renault el año que le vería campeón del mundo por segunda y hasta ahora última vez.

"Llegamos con una mentalidad positiva y no con una mentalidad a la defensiva como los primeros tres años en Ferrari", dijo el español, que llegó a la escudería italiana en 2010.

"El año pasado estábamos a un segundo y medio de los coches de arriba y tuvimos la suerte de Malasia -ganó con lluvia-. Este año terminamos segundos sin problemas en Australia y ganamos en China. Hay unas sensaciones diferentes", agregó Alonso, emocionado por correr en su país.

"Te motiva correr en casa, tienes un extra al cien por cien que das siempre. Un podio o una victoria te hace feliz, hace feliz al equipo y hace feliz a mucha gente en las gradas. Es una motivación extra, pero no significa más presión, como ocurría en los primeros años al ver a toda esa gente que venía a verte".

El piloto de Ferrari está obligado a recortar puntos con el Red Bull de Vettel si no quiere ver cómo el alemán se escapa en la clasificación. Para ello, contará con una evolución de su Ferrari F138.

"No quiero dar demasiados detalles, pero (las mejoras) se extienden a la carrocería, al suelo y a los alerones", señaló el griego Nikolas Tombazis, diseñador jefe de la escudería italiana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios