tenis

El inédito desafío de Nadal

  • El balear debe hallar el modo de batir a Djokovic tras perder con él cinco finales

Le dijeron que sólo podía dominar sobre arcilla, y terminó ganando en todas las superficies posibles. Le dijeron que Roger Federer era demasiado grande, y acabó dominándolo tenística y psicológicamente. Pero ahora Rafael Nadal tiene un desafío inédito y un tanto inesperado por la contundencia con que se le plantea: ¿cómo frenar el efecto Djokovic?

Nadal ya está en España para que su pie izquierdo sea analizado minuciosamente, porque algo importante hay allí, y la preocupación es que le afecte en la recta final de la temporada, ésa en la que el serbio Novak Djokovic pretende cerrar con contundencia los años de duopolio de Nadal y Federer. Por fortuna, no se trata de una fractura, aseguran en el entorno del jugador. "No es cierto, no lo es", afirmó Toni Nadal.

El diario británico The Times aseguró que el balear tiene una mínima fractura que podría dejarle fuera del circuito las próximas seis semanas, algo que su tío y entrenador niega terminantemente: "No es así. No cambia nada, vamos a jugar en Montreal tal como estaba previsto".

Si es así, hasta el 8 de agosto el mallorquín tiene menos de cinco semanas para descansar, despejar la mente -"lo necesito", admitió- y ponerse a punto físicamente. Que su año se interrumpiese por una lesión sería muy duro para Nadal, que en ese sentido es como el argentino Leo Messi: quiere jugar, siempre. Otra cosa es que la realidad la marquen sus límites.

Y el límite hoy es Djokovic. Lo que le está haciendo el serbio no se lo hizo nadie en toda su carrera. Ni siquiera Federer encadenó cinco victorias consecutivas ante el español, mucho menos en finales de la envergadura de Indian Wells, Miami, Madrid, Roma y Wimbledon. Hay un problema tenístico, también de nervios a la hora de enfrentarse al balcánico. Es toda una novedad en la carrera de Nadal, que ahora debe trabajar en encontrar soluciones. No le será sencillo, porque hasta su propio entrenador admite su impotencia: "Si tuviera la fórmula para ganarle, ya se la habría dado a Rafa antes de Wimbledon".

Una clave para el futuro está en leer mejor el servicio de Djokovic. En la final del domingo las devoluciones de Nadal no fueron nunca un problema y sobre esa base el español jugó siempre a la defensiva, dominado por un jugador más veloz, más punzante y más preciso.

¿Será así para siempre? "No", dijo Nadal, que a sus 25 años vio ya muchas cosas en el tenis: "Mi experiencia dice que el nivel de Novak hoy no es para siempre". Y también dice no el mítico preparador Nick Bolletieri: "¿Significa todo esto que Novak es ahora el principal hombre en el tenis masculino? No, señor, no lo es, y estoy seguro de que si le preguntas a Djokovic dirá lo mismo. Veo muy igualados a ambos, aunque, en su máximo nivel, sigo viendo una pequeña ventaja para Nadal".

De eso se trata, de identificar la "pequeña ventaja". Bajo el sol de Mallorca, el ya número dos del mundo seguirá buscándola. La gira estadounidense sobre cemento, si nada se interpone, dirá qué encontró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios