Deportes

El inicio le bastó al Barça

  • Los azulgrana se meten en la final batiendo un récord de la Copa con el mayor tanteo en un cuarto, al vencer al Valencia en el primero por 31-9

El Barcelona y el Real Madrid disputarán hoy la final de la Copa del Rey, donde se decidirá el equipo más laureado en la historia de la competición, después del triunfo del equipo azulgrana frente al Valencia Basket gracias a un sensacional primer cuarto (31-9) que le permitió vivir de las rentas con inteligencia el resto del encuentro, apoyado en Juan Carlos Navarro (20 puntos) y Ante Tomic (15 puntos, 5 rebotes).

Seis días después de la victoria del Valencia en la Liga Endesa, ambos equipos volvían a enfrentarse por un premio mucho mayor. El Barça se labró el billete a su quinta final consecutiva haciendo daño en la línea de triple (11/18 desde la línea de 6,75) y recurriendo a Tomic cuando el rival más apretaba, mientras que Romain Sato fue el mejor del Valencia (21 puntos y 11 rebotes). El Barcelona encarriló el partido con el inicio soñado. Se encargó de abrir la lata Juan Carlos Navarro, que en su decimosexta presencia en una Copa no quería perder la oportunidad de dejar su sello. No habían pasado ni dos minutos y el escolta azulgrana ya había anotado tres triples sin fallo (9-0), todos de idéntica factura para desesperación de Rafa Martínez, al que Velimir Perasovic relevó por Pau Ribas.

Al primer arreón del capitán siguió el de Kostas Papanikolaou, que anotó siete puntos seguidos metiendo un marcha más que un Valencia con las piernas pesadas tras el duro duelo de cuartos de final ante el Labora Kutxa. Ese cansancio taronja contrastaba con la alegría de un Barça mucho más fresco que se divirtió ametrallando desde el perímetro (6/8 en el primer cuarto).

La tremebunda pájara del Valencia, que falló 17 de sus 20 lanzamientos en el primer cuarto, ayudó a que el Barcelona lograse el mayor tanteo en un cuarto en la historia de la Copa (31-9). En el segundo parcial, el Barça alcanzó una máxima renta de 23 puntos (38-15, 14'). Sobre el Martín Carpena planeaba la posibilidad de otra semifinal descafeinada tras la paliza del Real Madrid al CAI Zaragoza, pero el segundo clasificado de la Liga Endesa no estaba dispuesto a despedirse de Málaga sin vender cara su alternativa.

Con Dubljevic y Lafayette abotargados, fue Doellman quien se arremangó para insuflar vida a un equipo que parecía muerto por momentos. Dos triples del hombre enmascarado resucitaron al Valencia, que volvía a ver el aro a tamaño natural (44-33, 19'). Con todo, se marchó al descanso 15 puntos abajo.

El Valencia apretó su defensa en el tercer cuarto, pero entonces llegó Tomic al rescate. El pívot croata convirtió las dos zonas en su coto privado hasta que su tercera personal (59-43, 27'). El Valencia mantenía el duelo equilibrado, pero le faltaba resuello para presionar de verdad. Con el empeño de Sato y mucha fe, el Valencia logró romper la barrera de los diez puntos (78-69) a falta de 2.45 y se colocó a seis, pero Navarro y Tomic retomaron las riendas y finiquitaron el pleito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios