polideportivo juegos mediterráneos

Una jornada con el viento a toda vela

  • Las pruebas en el mar, protagonistas con 5 medallas, incluidas la de oro y la de plata de Manchón y Alabáu

Las sevillanas Marina Alabáu (plata) y Blanca Manchón (oro), en el podio del campo de regatas de Salou.

Las sevillanas Marina Alabáu (plata) y Blanca Manchón (oro), en el podio del campo de regatas de Salou. / David Aguilar / efe

Joaquín Blanco, en Láser, y Blanca Manchón, en la RS:X, dominaron en sus clases para colgarse sendos oros en los Juegos Mediterráneos, en un buen día para la vela que añadió un total de cinco metales al medallero español.

La sevillana Blanca Manchón no falló el último día. Siempre entre los cuatro primeros puestos en las diez regatas previas, salvo un quinto que se descartó en la sexta prueba, cerró el torneo a pleno rendimiento y concluyó la competición con otro primer puesto la dejó líder de la general muy destacada.

Estela García, en 200; Fátina Diame, en triple salto, y Ana Lozano, en 5.000, todas bronce

En esta misma clase RS:X, otra hispalense, la campeona olímpica en Londres 2012, Marina Alabáu, superó el último día a la italiana Flavia Tartaglini para hacerse con la medalla de plata. Alabáu firmó un sexto puesto y su adversaria un séptimo, con lo que ambas sumaron 33 puntos, lo que dio el desempate a favor de la española, al señalar la norma en la competición de los Juegos Mediterráneos que queda por delante quien hiciera el descarte con menos puntuación, en este caso la sexta posición de ayer de la sevillana por el séptimo de Tartaglini, que se tuvo que conformar con el bronce.

De esta forma, las dos windsurfistas sevillanas mostraron sus credenciales para lograr el próximo agosto en el Mundial de Aarhus (Dinamarca) la plaza olímpica española para Tokio 2020, ya que ahora sólo se deciden los países que estarán representados en la capital japonesa y después cada federación nacional elegirá a sus regatistas.

Además, el canario Joaquín Blanco, en la clase láser , se llevó también el oro, preseas a las que hay que sumar también el tercer puesto de su paisana Martina Reino, en Láser, y el bronce del también canario Joel Rodríguez en RS:X, que afrontaba el último día cuarto y superó al italiano Giovanni Coccoluto para acabar tercero.

Por otra parte, la tercera y penúltima jornada de atletismo en Tarragona se saldó para España con tres medallas de bronce, con lo que ya son seis en este deporte (dos de plata y cuatro de bronce). La primera en el estadio Campclar fue en la final de los 200 metros femenino, el tercer puesto de la barcelonesa Estela García con un tiempo de 23,11 segundos, su mejor marca personal, en una prueba en la que la francesa Corolle Zahi logró el oro y la plata se la llevó la italiana Gloria Hooper. El triple salto femenino dio otra alegría con el concurso de Fátima Diame, que hizo una marca de 13,92 que le dio para lograr el bronce, su segundo en Tarragona después de que en la primera jornada lo lograra en la prueba de salto de longitud. La final de 5.000 metros femenino, que cerró el programa, la ganó la marroquí Kaoutar Farkoussi (15.52,33), seguida de la portuguesa Inés Monteirov (15.54,78) y de la guadalajareña Ana Lozano, quien llevó casi siempre la iniciativa hasta que en la última vuelta tuvo que ceder los dos primeros puestos, aunque sí dio el sexto metal al atletismo español.

La delegación española de judo cerró su participación en los Juegos Mediterráneos con seis medallas (4 oros, 1 plata y 1 bronce), después de que Ángel Parra ganase ayer su combate por el tercer puesto del en la categoría de +100 Kg. Parra derrotó por 1-0 al esloveno Vito Dragic, después de que las otras dos españolas que también podían ganar el bronce perdieran sus respectivos combates de repesca.

La noticia triste del día la protagonizó la jugadora de la selección española de balonmano Ivet Musons, que sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior y del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios