Georgia- España· La crónica

Una paciencia infinita (0-1)

  • Perseverancia España consigue doblegar a la numantina Georgia en el minuto 87 gracias a un gol de Soldado, que remata una combinación rasa en el área Filosofía La selección jamás renuncia a su ideal

España inició su camino hacia el Mundial de Brasil 2014 con un partido duro, desesperante en muchos momentos para los jugadores de La Roja ante una Georgia ultra defensiva que casi logra su cometido. Un gol salvador en la recta final del partido de Roberto Soldado, cuando transcurría el minuto 86, les dio la razón a Vicente del Bosque y sus pupilos, que hicieron bueno su tremendo ejercicio de paciencia. Los vigentes campeones mundiales y de Europa encauzaron así un camino que podría haberse torcido desde su comienzo.

La selección española tuvo que trabajar 87 minutos el sudado primer triunfo en la fase de clasificación mundialista, para conseguir sus tres primeros puntos en un estreno que dominó de inicio a fin. Sin embargo, ese dominio no se tradujo en efectividad ante la bien defendida portería del meta Guiorgi Loria, cuya lesión hizo predecir lo peor para los georgianos. Pese a su continuo contacto con el balón, a España le costó fabricar acciones de peligro ante un rival con dos líneas defensivas juntos que eliminaban espacios.

Es un guión de partido que ya conoce bien España y que volvió a repetirse nada más iniciar su nueva andadura hacia el Mundial. Rival que se siente inferior, se encierra en su terreno y busca el milagro en alguna acción de contraataque. La primera parte fue de un dominio absoluto de los jugadores de Vicente del Bosque. Se estrellaron contra el muro defensivo georgiano de hasta nueve hombres erigido ante la portería de Loria, el mejor de los cruzados.

La apuesta por Soldado y la figura de un nueve no dio réditos en los primeros 45 minutos, ya que los envíos entre líneas se perdían en un mar de piernas. Los centros de Jordi Alba, muy activo por su banda, eran despejados casi sin dificultad por la defensa georgiana, muy sólida por arriba.

El primer momento de inquietud para la selección local llegó con un cabezazo franco de Sergio Ramos, que el cancerbero georgiano, seguro, contuvo en la línea de meta. Comenzó a funcionar España cuando se asociaron Silva e Iniesta. El poste repelió un zurdazo del primero a los 28 minutos desde la frontal del área.

A la media hora, Georgia consiguió dar más de cuatro pases seguidos y se animó a acercarse a la portería de Íker Casillas, que fue un espectador más durante todo el primer tiempo, durante todo el partido podría decirse. Todo lo contrario que Loria. Su imagen fue creciendo y sacó una nueva mano salvadora a un disparo combado de Xavi que buscaba la escuadra, y un mano a mano ante Soldado, en la acción más clara de gol, tras pase de aquél. Su rechace cayó a Iniesta, quien de primeras disparó escorado. Loria, a mano cambiada, volvió a responder. Parecía imbatible.

Tras el descanso, los locales salieron más animados. Forzaron la primera intervención de Casillas y Amusulashvili terminó de mostrar a España que no sería fácil vencer. Estrelló un disparo en el poste, en un aviso de que Georgia además de defender también podía enseñar las garras.

Del Bosque reaccionó. Eliminó a un centrocampista del doble pivote, Busquets, para meter al futbolista en mejor forma, Pedro. España volvió a instalarse en terreno rival. Con la entrada de Cazorla comenzó a explotar mejor las bandas. Ramos y Piqué se olvidaban de sus tareas defensivas y eran nuevas bazas ofensivas. El gol era cuestión de tiempo y España perseveró.

Más aún cuando una desafortunada acción en un choque con un compañero lesionó a Loria, la gran figura del duelo. El cambio de portero quitó confianza a Georgia y España, apremiada por el tiempo, se lanzó al asalto definitivo. Todos los rechaces iban al rival, que defendía con diez jugadores, pero la entrada en escena de Cesc resolvió el problema. Cuando la afición local aguantaba la respiración para celebrar un empate histórico, España, fiel a su juego y a su filosofía, marcó con una combinación con marca de la casa. Pedro vio el desmarque en el área de Cesc, que asistió a Soldado. De primeras y con un toque sutil remató a gol el valenciano y se quitó la rabia contenida por no haber estado en la Eurocopa 2012. El ariete, que marcó su primer gol oficial con la selección, dio con este tanto el primer triunfo en el camino a Brasil, donde la vigente campeona mundial pretende defender su título.

Ficha técnica 

0 - Georgia: Loria (Kvashkadze, m.72); Lobjanidze, Kashia, Khizanishvili, Amisulashvili; Okriashvili, Daushvili, Kankava, Targamadze (Dzalamidze, m.63); Kvirkvelia y Mchedlidze (Sirbiladzem, 79). 

1 - España: Casillas; Arbeloa (Cesc Fábregas, m.80), Pique, Ramos, Jordi Alba; Busquets (Pedro, m.56), Xavi Hernández, Xabi Alonso; Silva (Cazorla, m.64) y Soldado. 

Goles: 0-1, m.87: Soldado. 

Arbitro: Svein Oddvar Moen (NOR). 

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo I de la eliminatoria europea para el Mundial de Brasil 2014, disputado en el Estadio Nacional Borís Pachaidze ante 55.000 espectadores, lleno total. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios