fútbol liga santander

Con presión y sin Griezmann

  • El Betis quiere romper su mala racha ante un Atlético que necesita los puntos para acercarse al liderato

Simeone, dando instrucciones a sus jugadores en el entrenamiento de ayer. Simeone, dando instrucciones a sus jugadores en el entrenamiento de ayer.

Simeone, dando instrucciones a sus jugadores en el entrenamiento de ayer. / mariscal / efe

La baja de Antoine Griezmann, por primera vez fuera de un partido del Atlético de Madrid por lesión, marca el duelo entre el Betis y el conjunto rojiblanco en el estadio Benito Villamarín, con los dos equipos presionados, el local por su racha negativa y el visitante por su persecución del liderato.

Mientras el Atlético insiste en la Liga, a seis puntos de la primera posición del Barcelona y consciente de que cualquier error en forma de empate o derrota supone una concesión en ese sentido, el Betis compite contra su bache de las últimas semanas, ya por los seis encuentros sin ganar, con cuatro derrotas y 15 goles en contra.

Un duelo, a la vez, de estilos, el que propone desde el balón y desde el punto de vista ofensivo el técnico Quique Setién en el equipo verdiblanco y el que caracteriza a Diego Simeone en el bloque rojiblanco, intenso, con prioridad sobre los espacios y vertical en sus salidas al ataque, este domingo sin su goleador: Griezmann.

"Es el mejor momento de nuestro mejor jugador", decía la pasada semana Simeone sobre la reacción del Atlético, ganador de cuatro de sus últimos cinco choques oficiales y enganchado a la lucha por la Liga después de vencer cuatro de sus seis duelos más recientes en el torneo, pero a la vez eliminado el martes de la Liga de Campeones.

Hablaba de Griezmann, su máximo goleador en cada una de las cuatro temporadas que encadena en el Atlético, autor de cuatro tantos en los últimos cuatro partidos, determinante con el 2-1 el pasado sábado ante la Real Sociedad y fuera del enfrentamiento de este domingo frente al Betis por las molestias musculares con las que terminó el encuentro del pasado martes contra el Chelsea.

Es una baja transcendente -ha sido decisivo con sus goles en 61 puntos sumados por su equipo en estas cuatro campañas- y la primera vez que se pierde un partido por lesión en el Atleti. En todo ese tiempo sólo se ha quedado sin jugar 13 choques oficiales, cuatro por sanción y nueve por descanso o rotaciones de su técnico.

Aunque el Atlético no perdió en ninguno de esos partidos sin el internacional francés, sí cedió siete empates; una concesión que no puede permitirse este domingo en el estadio Benito Villamarín, porque la carrera por la Liga exige una fiabilidad, una regularidad y una contundencia que ahora sí parece haber recuperado el equipo.

Después de aquella secuencia de empates que, por ejemplo, finalmente le ha costado la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones, el bloque rojiblanco se ha reencontrado consigo mismo en los últimos choques, mientras avista un récord de 19 jornadas seguidas sin derrota entre este curso y el pasado.

De momento encadena 18, desde el pasado 25 de abril, cuando perdió por 0-1 frente al Villarreal, precisamente el adversario que también protagonizó su última derrota como visitante en la Liga, hace ya un año, el 12 de diciembre de 2016, por 3-0 en El Madrigal. Desde entonces, ha jugado ya 19 duelos de Liga fuera sin derrota.

Simeone ya tiene decidido cómo suplirá a Griezmann. Lo hará con el ataque formado por Ángel Correa y Kevin Gameiro, que ya han compartido delantera en los dos últimos choques de Liga, el 0-5 al Levante y el 2-1 a la Real Sociedad, y probablemente con la vuelta a la titularidad de Yannick Carrasco.

Enfrente estará el Betis, undécimo con 18 puntos y que ha tirado por la borda casi todas las bondades mostradas en la primera fase de la Liga, mientras Quique Setién empieza a ser cuestionado tras la mala imagen de su equipo en los últimos partidos y, sobre todo, el ridículo en la Copa al ser eliminado por el Cádiz (1-2 en el Carranza y 3-5 en el Villamarín).

Por ello, y tras seis encuentros sin ganar -incluido el de la sonrojante goleada encajada en la Copa, a los verdiblancos no les queda otra que reaccionar, primero para recuperar la confianza y volver a poner rumbo hacia los puestos europeos, y después para refrendar la idea del juego de toque que propugna su técnico.

Setién insiste en que no variará su modo de entender el fútbol, pero también sabe que está en el punto de mira del beticismo por la pusilanimidad exhibida por los verdiblancos en las últimas jornadas: 3 derrotas fuera (Espanyol, Eibar y Las Palmas) y 2 empates en casa (Getafe y Girona), con 4 goles a favor y 11 en contra.

Con las bajas del sancionado Amat y de los lesionados Sanabria, Campbell y el joven Francis, Setién recupera al canterano Fabián, tras varios partidos lesionado, pero pierde por molestias en la espalda al medio Javi García, su baluarte en la contención, con lo que recompondrá esa línea con Fabián, Camarasa y el mexicano Guardado para encomendar la labor ofensiva a Joaquín, Tello y Sergio León.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios