Deportes

El pundonor gana a la fe

  • El Valencia, que se confirma como alternativa, liquida el inquebrantable espíritu del Laboral Kutxa y vence con un tiro libre en el último segundo

Un tiro libre de Rafa Martínez a cuatro décimas del final clasificó al Valencia Básket para las semifinales de la Copa tras un partido ante el Laboral Kutxa (74-73) en el que llegó a perder por 13 puntos y que no remontó hasta el último suspiro apoyado en su enorme superioridad al rebote (43-25). Con cuatro jugadores aportando 12 o 13 puntos, el equipo de Perasovic, que se plantaba en el torneo como gran alternativa al Real Madrid, logró salvar un partido en el que fue por debajo hasta el minuto 39. En un final de infarto, logró el pase y apeó al Baskonia, que dejó en 12 su racha de semifinales coperas consecutivas.

El duelo comenzó con los dos púgiles tanteándose. En las zonas sólo existía Pleiss (16 puntos), quien no desperdiciaba cualquier ocasión para enseñar su juego de pies en ataque y de brazos en defensa con tapones intimidatorios. Se sumó Nocioni (18 puntos), que disfruta como nadie el aire emotivo que se respira en la Copa y se tomó como una afrenta personal su emparejamiento con Doellman. Una jugada de tres más uno del alero impulsó al Baskonia (15-26).

El Valencia tenía dormidas las piernas y cada jugador hacía la guerra por su cuenta, aunque la acumulación de talento bastaba para recortar (26-30). Descansó Pleiss y en el juego interior del rival campaban Lishchuk y Dubljevic. Retornó el germano para correr el contraataque en un parcial de 0-7 que volvió a estirar la ventaja vitoriana (32-45).

Se esperaba la reacción del segundo de la Liga y llegó en el tercer cuarto de la mano de Lafayette, que desenvainó su fina muñeca. El Valencia volvía a la pelea (48-51, min.26). El juego baskonista se enredaba y Nocioni captó el mensaje. Volvió a agigantarse entre un revoltijo de camisetas naranjas y a Perasovic se lo llevaban los demonios (52-62). Tras muchos amagos, el Valencia golpeó.

Un parcial de 10-0, salteado con una antideportiva de Hamilton que dejó a Lishchuk fuera de combate, generó un nuevo partido (62-62). La eliminación de Pleiss mermó las opciones del equipo de Scariolo. Tras innumerables oportunidades, el Valencia se adelantó (71-69), pero ni así tenía la faena rematada. Nocioni estrelló su tiro en el lateral del tablero y se masticaba la prórroga, pero San Emeterio cometió una falta absurda a falta de cuatro décimas sobre Rafa Martínez, a quien bastó el primer intento para liquidar el choque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios