Deportes

La gran temporada de Nadal y la guinda de la Copa Davis

  • El tenista balear arrebató el número uno mundial a Federer después de un año espectacular, en el que ganó Roland Garros, Wimbledon y el oro olímpico, mientras que España sorprendió a Argentina

El recién acabado fue sin duda el gran año de Rafael Nadal, un jugador que logró sus objetivos: ganar Roland Garros por cuarta vez y sumar su primer Wimbledon, además de desbancar al suizo Roger Federer del número uno del mundo y obtener la medalla de oro olímpico.

El tenis español redondeó la temporada incluso sin Nadal, al ganar el equipo de Emilio Sánchez Vicario su tercera Copa Davis a costa de Argentina en la final disputada en Mar del Plata, una derrota que sumió al conjunto latinoamericano en una profunda decepción.

Una lesión impidió a Nadal ser el líder de ese equipo campeón a domicilio y el número uno tuvo que conformarse con ver por televisión la hazaña de sus compañeros Feliciano López, Fernando Verdasco, David Ferrer y Marcel Granollers.

Argentina, mientras, lloró la derrota de un conjunto liderado por dos superclases como David Nalbandián y Juan Martín del Potro, que perdieron una ocasión de oro para que su país obtuviera por primera vez la Ensaladera al tercer intento.

Al ser un año olímpico, el calendario, ya habitualmente con exceso de torneos, se complicó aún más. Hubo muchas lesiones y sólo los superdotados lograron triunfar. Nadal fue el más fuerte de todos ellos.

Nadal no sólo ganó Roland Garros por cuarta vez, sino que conquistó Wimbledon en su segunda final consecutiva contra Federer, convirtiéndose en el primer jugador desde Bjorn Borg en 1980 en sumar esos dos grandes en la misma temporada.

La maestría y polivalencia de Nadal se demostró en ocho torneos ganados, los dos mencionados y los de Montecarlo, Barcelona, Hamburgo, Queens, Toronto y la medalla de oro obtenida en la final olímpica ante el chileno Fernando González.

Su persecución tras Federer tuvo su recompensa el 18 de agosto cuando, después de casi tres años de estar acechando, desbancó del trono al considerado mejor jugador de todos los tiempos. A partir de ahora se inicia una nueva era, con el suizo intentando recuperar el número uno, y otros adversarios, como el serbio Novak Djokovic y el británico Andy Murray, al abordaje.

El tenis español sumó además los triunfos de David Ferrer en Valencia y Hertogenbosch, de Verdasco en Umag, de Nicolás Almagro en Costa do Sauipe y Acapulco y de Tommy Robredo en Bastad. En la competición femenina, Anabel Medina fue la mejor al terminar el año en el puesto 22º tras ganar Estrasburgo, ser finalista en Fez y Portoroz, brillar con Virginia Ruano en el triunfo en dobles en Roland Garros y ganar la medalla de plata en esta especialidad en los Juegos de Pekín. España además, disputó la final de la Copa Federación, perdiendo en Madrid ante Rusia por 4-1.

Para Argentina, los cuatro títulos consecutivos de Del Potro (Stuttgart, Kitzbuhel, Los Angeles y Washington), con participación en la Copa Masters incluida, significaron una inyección de moral. Ya no está solo en la cúspide Nalbandián, ganador en Buenos Aires y Estocolmo. Son un dúo que puede hacer soñar todavía más a un país que salió herido en Mar del Plata.

Tras la retirada de la belga Justine Henin, el puesto de número uno del mundo fue cambiando de mano en mano. Las serbias Ana Ivanovic y Jelena Jankovic se lo repartieron por etapas para al final ser esta última la que acabase ocupando el trono. Ivanovic ganó su primer Grand Slam en Roland Garros, y los otros tres grandes se los repartieron Maria Sharapova (Abierto de Australia), Venus Williams (Wimbledon) y Serena Williams (Abierto de EEUU).

La rusa Dinara Safina, finalista en París y plata en los Juegos Olímpicos, se colocó tercera del mundo, con una completa temporada que incluyó los títulos de Berlín, Los Ángeles, Montreal y Tokio. Fue una de las revelaciones de la temporada, en la que Venus Williams dio el aldabonazo final al coronarse maestra de maestras en Doha.

golf

La enfermedad de Seve empaña un año brillante

En golf raras veces concurren tantos hechos destacados en un mismo año y 2008 pasará a la historia por el enorme volumen de éxitos, hitos y acontecimientos encadenados que, no obstante, se vieron teñidos con el color gris de la grave enfermedad de Severiano Ballesteros.

En todos los ámbitos del deporte mundial cayó como un jarro de agua helada la noticia de la enfermedad de Ballesteros. Ingresó de urgencia en un hospital madrileño el 6 de octubre sin saber que padecía un tumor cerebral. Fue operado en cuatro ocasiones y, al fin, tras 66 días de permanencia hospitalaria recibió el alta.

Seve Ballesteros, de 51 años, tendrá que seguir luchando en el partido más importante de su vida. Su enfermedad empañó un año verdaderamente excepcional, brillante para el golf español. Sergio García acabó como segundo del mundo.

Sólo el estadounidense Tiger Woods le superó. García obtuvo un triunfo en Europa, en el campo de Castellón, su ciudad natal, otro en los Estados Unidos, en el prestigioso The Players (el Quinto Grande), y uno más en China.

Miguel Ángel Jiménez se impuso en el PGA de Wentworth, Gonzalo Fernández-Castaño en el Masters Británico, Pablo Larrazábal en París, en el Abierto de Francia, y Álvaro Quirós en Portugal.

La vuelta al pelotón de José María Olazábal después de una prolongada lesión fue otra de las buenas noticias del año, así como el éxito organizativo de los torneos españoles en el Circuito Europeo, con paradas en Marbella, Madrid, Sevilla, Castellón y Valderrama, aunque este por última vez.

El final del Circuito Europeo deja Valderrama y se traslada a Dubai en lo que ha supuesto su gran transformación. El Orden de Mérito (lista de ganancias) pasa a denominarse Carrera hacia Dubai y el Tour emprende el camino hacia un circuito más internacional.

Igualmente, 2008 fue el año de la implantación de los controles antidopaje en el golf profesional y el de la victoria estadounidense en la Ryder Cup. Europa sufrió la peor derrota desde 1981 (16,5 a 11,5). Paul Azinger capitaneó el equipo ganador, en el que no jugó Tiger Woods por lesión.

La lesión de Tiger y su operación en junio para reconstruir el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda motivó a los golfistas que encarnan la resistencia. Pero el californiano, de 31 años, marcó antes dos nuevos hitos: ganó, cojeando, el Abierto estadounidense para sumar su 14º Grande y superó las 500 semanas al frente de la clasificación mundial.

También se despidió, aunque definitivamente, la gran jugadora de la última década, la sueca Annika Sorenstam. En su carrera ganó diez títulos de Grand Slam y fue una de las pocas mujeres que ha competido con los hombres.

El capítulo de las revelaciones lo acaparó el colombiano Camilo Villegas, el gran protagonista en el tramo final de campaña junto al fiyiano Vijay Singh. Este último conquistó la FedExcup y Villegas se aupó al puesto séptimo de la lista mundial.

También el irlandés Padraig Harrington nunca olvidará 2008, pues se impuso en dos de los cuatro Grandes de la temporada: Abierto Británico y PGA de EEUU.

En España, tras 20 años de mandato, Emma Villacieros cedió el testigo de la presidencia de la Federación Española a Gonzaga Escauriaza.

obituario

Adiós a Edmund Hillary, Bobby Fischer y Sergio Luyk

El año 2008 trajo consigo el adiós a legendarias figuras del deporte mundial como el montañero Edmund Hillary, primer hombre que coronó el Everest, el maestro rebelde del ajedrez Bobby Fischer, el jugador de baloncesto Sergio Luyk y el escalador Iñaki Ochoa de Olza.

Transcurridos sólo 11 días de 2008, desde las antípodas llegó la noticia de la muerte del neozelandés Hillary, que falleció a la edad de 88 años y con el honor de haber sido el primero en llegar a la cima del Everest en 1953, junto al sherpa Tenzing Norgay.

Defensor desde entonces de los derechos de los sherpas del Himalaya, su pérdida se lloró también en Nepal, país que visitaba cada año para observar las actividades del Trust Himalayo, una sociedad que él mismo fundó en los años 60 para construir escuelas, hospitales y llevar servicios básicos a los sherpas del Everest.

El montañismo también asistió conmocionado a la agonía y muerte del montañero español Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna, el 23 de mayo a los 41 años, después de permanecer cinco noches a 7.400 metros de altitud en estado grave, afectado por una lesión cerebral complicada por otra pulmonar.

Ochoa renunció a intentar subir a la cima por unas congelaciones en sus dos manos y cuatro días antes de su fallecimiento sufrió un ataque que le dejó prácticamente inconsciente hasta ese momento.

Otro adiós impactante se produjo el 18 de enero cuando se conoció el fallecimiento del ajedrecista estadounidense Bobby Fischer, a los 64 años, tras una larga enfermedad.

Fischer, que vivía en Islandia desde marzo de 2005 refugiado de la justicia de su país, protagonizó en Reikiavik un encuentro histórico por el título mundial en 1972 contra el soviético Boris Spassky, considerado el enfrentamiento del siglo, y con una clara connotación política por el contexto de la guerra fría.

Fue su última partida oficial ya que en 1975, cuando tuvo que defender el título frente al aspirante Anatoly Karpov, planteó exigencias inaceptables para la Federación Internacional, que lo despojó del título por incomparecencia.

En 1992, Estados Unidos dictó una orden de busca y captura en su contra por violar la prohibición del Gobierno de viajar a la antigua Yugoslavia y desarrollar una actividad económica allí. A consecuencia de ello fue detenido en 2004 en el aeropuerto de Tokio, donde permaneció retenido durante ocho meses.

En España, el mundo del baloncesto despidió el 30 de marzo al ex jugador del Real Madrid Sergio Luyk, hijo de Clifford Luyk, ex jugador y técnico del equipo madridista, quien falleció a consecuencia de un cáncer con 36 años, y el 30 de agosto de Ernesto Segura de Luna, ex presidente de la Federación Española entre 1972 y 1984 y entre 1992 y 2004.

El fútbol también sufrió las pérdidas de Genaro Celayeta, ex jugador de la Real Sociedad en la época más gloriosa del club vasco; Eusebio Ríos, ex técnico del Athletic Club y padre del ex jugador Roberto Ríos, y de Joan Segarra, capitán del Barcelona de las Cinco Copas, que jugó 16 temporadas en el club (1949-1965) y disputó 528 partidos, cifra que sólo superan Migueli, Rexach y Amor.

El navegante español José Luis Ugarte, experto en regatas oceánicas en solitario, fue otro deportista fallecido en 2008.

2009

Armstrong vuelve y los mejores defienden sus coronas

El español Rafael Nadal, el británico Lewis Hamilton y el jamaicano Usain Bolt defenderán las coronas que se ciñeron en 2008 en un 2009 que estará también marcado por el regreso del estadounidense Lance Armstrong y la posibilidad de que el norteamericano Michael Phelps derribe un nuevo muro.

Muchos puntos debe defender Nadal para seguir como número uno del tenis mundial después de una temporada gloriosa ilustrada con sus triunfos en Roland Garros, Wimbledon y el oro olímpico. El suizo Roger Federer e incluso el serbio Novak Djokovic están a la expectativa.

El tenis español también afronta el año con la misión de resguardar la Copa Davis ganada en Mar del Plata contra Argentina. Serbia, con Djokovic a la cabeza, será el primer obstáculo.

El británico Lewis Hamilton lucirá el dorsal 1 en su McLaren después de proclamarse el campeón más joven de la historia de la Fórmula 1. Ferrari, de nuevo con el brasileño Felipe Massa y el finlandés Kimi Raikkonen, volverá al asalto del cetro e incluso lo hará el bicampeón mundial Fernando Alonso y su Renault después de su buen final de la pasada temporada.

Bolt, el nuevo estandarte de la velocidad mundial con sus tres oros y sus tres plusmarcas universales en Pekín 2008 (100, 200 y 4x100), acudirá a los Mundiales de atletismo al aire libre, que se disputarán en Berlín entre el 13 y el 23 de agosto, en pos de un nuevo hito con permiso de su compatriota Asafa Powell y el estadounidense Tyson Gay.

Roma será el escenario poco antes, entre el 19 de julio y el 2 de agosto, de los Mundiales de natación, donde Phelps debe decidir si pretende derribar otro muro. Tras lograr siete oros en Melbourne'07 y superar en los Juegos de Pekín'08 la marca de Mark Spitz con sus ocho victorias, podría decantarse por buscar el triunfo en los 100 libre y alcanzar nueve metales dorados.

Lance Armstrong ya ha convulsionado el mundo del deporte con el anuncio de su vuelta con 37 años tras su retirada en 2005. La pregunta es clara: ¿Será capaz de volver a ser el que fue y ganar el Tour de Francia por octava vez?.

En su equipo, el Astana, está el otro gran aspirante, el español Alberto Contador, quien buscará su segunda victoria en la ronda francesa después de que no le permitieran correr en 2008, año que aprovechó para ganar el Giro de Italia y la Vuelta a España. Su compatriota Carlos Sastre tratará de retener el dorsal 1 que llevará en su espalda.

Del cómo y del cuándo retorne otro ilustre estadounidense, Tiger Woods, número uno del golf mundial desde hace más de 500 semanas y lesionado en la actualidad, dependerá si Sergio García emula a Severiano Ballesteros y le arrebata al norteamericano tan privilegiada posición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios