Deportes

Con la victoria en el código genético

Nico Rosberg (Mercedes) es el segundo hijo de campeón que gana el título mundo, al modo que lo hizo el inglés Damon Hill, vástago del bicampeón Graham Hill.

Damon, campeón del mundo en 1996, emuló a su padre Graham -ganador en 1962 y 1968 y único poseedor de la triple corona, al añadir a sus dos títulos sus victorias en las 500 Millas de Indianápolis (1966) y las 24 Horas de Le Mans (1972)-, algo que repitió Nico, hijo de Keke Rosberg, ganador del Mundial de 1982.

Keke Rosberg se convirtió en el primer campeón de Finlandia en 1982, cuando ganó su primer Gran Premio en la Fórmula 1, el de Suiza, disputado en Dijon (Francia), debido a que en la Confederación Helvética estaban prohibidas las carreras.

Fue su única victoria en el año, pero nadie ganó más de dos carreras esa temporada, Keke fue el más regular de la temporada y acabó ganando el Mundial con un Williams con motor Cosworth.

Rosberg padre añadió en su año triunfal otros cinco podios al total de 17 que logró a lo largo de su carrera, en la que firmó cinco poles y tres vueltas rápidas.

Keke -a quien dedicó una canción el grupo español Siniestro Total- ganó el mundial de 1982 con el número 6 en su Williams, escudería en la que estuvo otros tres años más. Y en la que también comenzó su andadura Nico (de 2006 a 2009), que, ya en Mercedes, eligió, a partir de 2014, para llevar en su flecha de plata idéntico número que el que llevaba su padre el año que ganó el Mundial.

Nico -nacido en Wiesbaden hace 31 años- obtuvo con un segundo en 2008 su mejor puesto en Williams, equipo con el que había logrado otro podio más, esa temporada, en la apertura de Australia, donde acabó tercero en el Albert Park de Melbourne.

Pasó a Mercedes en 2010, el año del retorno del Schumacher, que se había retirado en 2006, después de haber cedido el título a Fernando Alonso, bicampeón ese año con Renault.

En 2012 logró su primera victoria, en el Gran Premio de China de 2012, y en 2013 festejó otras dos: en Mónaco -donde reside- y en Gran Bretaña. En 2014 firmó su primer subcampeonato -que repetiría el año pasado-, con cinco victorias y diez segundos puestos en una temporada en la que se jugó en la ultima carrera, en Abu Dhabi.

Rosberg supo ser paciente y en esta ocasión no dejó escapar su oportunidad. Ganó las cuatro primeras carreras de la temporada y, luego, las tres primeras tras el parón de agosto. Ahí fraguó su triunfo, pese a la presión de Hamilton.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios