Economía

Abengoa eleva al 94% el apoyo de los acreedores a su plan de rescate

  • El plazo extra para adherirse al acuerdo se salda con un aumento del respaldo de ocho puntos

  • El 28 de febrero es la fecha límite para inyectar los 1.200 millones que necesita la compañía andaluza

Sede de Abengoa en Palmas Altas.

Sede de Abengoa en Palmas Altas. / efe

El plan de rescate de Abengoa gana adeptos. El 93,97% de los acreedores financieros de Abengoa han manifestado su apoyo al acuerdo de reestructuración de la multinacional andaluza al término del periodo adicional de adhesiones, que concluyó el pasado 24 de enero, según informó ayer la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De este modo, el respaldo al citado acuerdo ha aumentado en casi ocho puntos porcentuales desde octubre, cuando la sociedad anunció que había obtenido el apoyo del 86% de los acreedores a los que se dirigía -más del 75% que marca la ley-.

Abengoa explicó previamente que el objetivo de este periodo adicional de adhesiones era "dar las máximas facilidades" a todos los acreedores para que pudieran sumarse al contrato, ya que algunos grupos de bonistas no pudieron hacerlo en su momento por dificultades técnicas en la gestión de sus instrumentos de deuda.

El pasado 8 de noviembre, el acuerdo de reestructuración de Abengoa recibió la homologación del juez, permitiendo así a la compañía esquivar la amenaza del que hubiera sido el mayor concurso de acreedores de la historia de España.

El acuerdo implica una quita del 97% y una nueva estructura accionarial en la que los acreedores que participen en el rescate podrán capitalizar un 70% del importe de los créditos y recibir a cambio un 40% de la nueva Abengoa. El 55% restante corresponderá al dinero nuevo.

El comité de bancos que participaron en las negociaciones para la reestructuración estuvo compuesto por Bankia, Banco Popular, Banco Santander, Caixabank y Credit Agricole, mientras que el grupo de inversores de nuevo dinero estuvo integrado por Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, The D.E. Shaw Group, Elliott Management, Oaktree y Värde.

Con este acuerdo, los actuales accionistas de la empresa mantendrán un máximo del 5% de la Nueva Abengoa. Inversión Corporativa, en la que se integran las participaciones de la familia Benjumea y de otras, declara en la actualidad un 50,5%, de modo que verá reducida su participación por debajo del 2,5%.

La junta general extraordinaria de Abengoa aprobó el pasado 22 de noviembre este plan de reestructuración y dio su visto bueno a la estructura societaria del grupo que da lugar a la Nueva Abengoa.

También se designó al nuevo consejo de administración designado, con Gonzalo Urquijo al frente, quien ejercerá el cargo de consejero ejecutivo.

En este contexto, hace tan sólo dos días, el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, reafirmó el compromiso de la entidad con Abengoa en la refinanciación de su deuda, si bien no quiso desvelar detalles de las negociaciones. "Llevamos mucho tiempo trabajando y ayudando a Abengoa en una situación muy compleja. Hemos asumido una parte importante y seguiremos trabajando para una solución. Puede contar con nuestro compromiso", dijo Gortázar sobre la situación del grupo de ingeniería y energías renovables a falta de menos de un mes para que se cumpla el plazo (el próximo 28 de febrero) para que los bancos y los fondos de inversión desembolsen 1.200 millones para que Abengoa vuelva a tener liquidez para funcionar.

Abengoa tuvo que recurrir al preconcurso de acreedores por su elevado endeudamiento de más de 9.000 millones de euros de deuda financiera y casi 5.000 millones en pagos pendientes a proveedores. En septiembre del año pasado, la empresa y una parte de sus acreedores firmaron un contrato de reestructuración con el que iniciar una nueva etapa para la empresa y evitar la mayor quiebra de la historia de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios