Economía

El BCE se ve obligado a comprar otra vez deuda portuguesa para calmar a los mercados

  • El bono luso a diez años llegó a alcanzar ayer un máximo histórico del 7,63% de interés

La decisión del Banco Central Europa de volver a comprar deuda lusa ha frenado la subida del interés exigido por los inversores a los bonos portugueses a diez años en los mercados secundarios de deuda, lo que llevó ayer a marcar el mayor coste de financiación del Tesoro portugués desde su entrada en el euro.

El interés descendió hasta el 7,36%, cifra cercana al 7,33% en el que cerró la sesión del miércoles, desde el máximo de 7,63% que llegó a marcar al inicio de la jornada. Esto situó el diferencial con respecto a Alemania en 414 puntos básicos, lo cual supuso una mejora.

La analista de IG Markets, Soledad Pellón, señaló que todo apunta a que el BCE ha intervenido de nuevo en el mercado de deuda con la compra de bonos portugueses, aunque se desconoce aún en qué cantidad, lo que, en su opinión, es la única razón que justifica esta relajación de la presión sobre la prima de riesgo lusa.

Pellón recordó además que últimamente los mercados se están comportando de "manera muy irracional" y, aunque no existe nada concreto que haya disparado los temores sobre la solvencia de Portugal, persiste la incertidumbre sobre la reforma del fondo europeo del rescate. De hecho, subraya que esta intervención del BCE ha permitido reducir la rentabilidad del bono luso a diez años, medida que en otros momentos de la crisis de deuda no ha servido para relajar la prima de riesgo.

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles se mantiene estable ligeramente por encima de los 200 puntos básicos, mientras el interés de la deuda cayó ayer hasta el 5,29%, frente al 5,31% del miércoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios