Grupo Joly-Telefónica. Tecnología e Innovación urbana.

Ciudades cada vez más inteligentes

  • Representantes de la Junta, Sevilla, Granada, Marbella, Telefónica y Adevice destacan la "gran oportunidad" que suponen las 'smartcities' para el ciudadano y las empresas.

Inteligente. Es el adjetivo de moda y se busca en los vehículos, en los relojes, en las lavadoras y, cómo no, en las ciudades. Los dirigentes de los municipios se han puesto el término smartcity en grandes letras en el capítulo de retos a conseguir. Unos van más avanzados que otros pero, en líneas generales, parece haber un convencimiento común de que se pueden gestionar las ciudades de una forma más eficaz con el uso de la tecnología y una buena conexión a redes, facilitando así el día a día de los ciudadanos y, de paso, generando nuevos modelos de negocio, empresas y puestos de trabajo. La demanda del mercado mundial de ciudades inteligentes podría alcanzar un valor de 1,5 trillones de dólares en 2020, según la consultora Frost & Sullivan, y habrá 10.000 millones de aparatos conectados entre sí a través de internet en ese mismo ejercicio, diez veces más que ahora, según la predicción realizada por Gartner. Todo el mundo habla de ciudad inteligente, pero es bueno reflexionar sobre qué es exactamente una smartcity, qué hay en el mercado y cuáles son las necesidades reales para no perder tiempo ni dinero público. Éste fue el objetivo del desayuno informativo Tecnología e Innovación Urbana, organizado por Grupo Joly y Telefónica, y al que asistieron Manuel Ortigosa, director general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información de la Junta de Andalucía; Esperanza Caro, directora general de Economía y Comercio del Ayuntamiento de Sevilla; Javier Porcuna, teniente alcalde y concejal delegado de Industria, Vía Pública y Proyectos Especiales del Ayuntamiento de Marbella; Ruyman Francisco Ledesma, teniente alcalde delegado de Economía, Hacienda y Smart City del Ayuntamiento de Granada; Ignacio Ochoa, director de Administraciones Públicas y Empresas de Telefónica en Andalucía; y María Gil, directora ejecutiva de Adevice.

Todos estos expertos coincidieron en señalar que el concepto smartcity se marca como objetivo la eficiencia de las ciudades con el fin último de mejorar la calidad de vida. Y va desde el control del consumo de agua, hasta de la luz de una farola o saber a qué hora va a pasar el autobús con una aplicación en el teléfono móvil. No obstante, siempre hay matices. Esperanza Caro, representante del Ayuntamiento de Sevilla, explicó, por ejemplo, que "para considerar una ciudad smartcity tiene que estar equilibrada en todos los aspectos y prestar a los ciudadanos un servicio homogéneo". El granadino Francisco Ledesma defendió que la ciudad inteligente, como tal, siempre ha existido. "Antes era desde el punto de vista de las infraestructuras físicas y ahora con la globalización se puede conectar entre la Administración y los ciudadanos en todos los campos, creando más sinergias", subrayó. Hay que separar, además, el grano de la paja. El directivo de Telefónica Ignacio Ochoa trabaja a diario con empresas en este segmento e indica que "estamos aprendiendo y definiendo cuáles son los modelos de éxito. Dentro de unos años veremos materializaciones distintas en función de los tipos de ciudad y en qué campos tenga la tecnología un mayor impacto".

La ciudad inteligente actual, posiblemente, parezca prehistórica si se la compara con la que pueda haber dentro de 10 años. Se abren numerosas opciones que pueden ser un revulsivo para la creación de empresas, máxime en una comunidad como la andaluza en la que es necesario un mayor tejido productivo. "Es una grandísima oportunidad para las empresas, desde los que despliegan las infraestructuras, la sensorización, aplicaciones... Ahora están disponibles datos a los que antes no se tenía acceso y eso va a implicar nuevos modelos de negocio", aseguró Manuel Ortigosa, director general de Telecomunicaciones. En la misma línea está María Gil, directora de la empresa Adevice, quien destacó que "ahora se pueden crear nuevos modelos de negocio que antes era imposible pensarlos". De hecho, según esta experta, "el 50% de las empresas que ofrecen soluciones para smartcities son pequeñas, ni siquiera medianas". Esperanza Caro, por su parte, reconoció que "se están generando una gran cantidad de datos que hasta ahora la Administración había usado de forma endogámica. La gran revolución es que este dato se comparte y se pone al servicio del ciudadano, por lo que muchas empresas surgen por el uso de estos datos y dan nuevos servicios". Un ejemplo que sacó a la luz María Gil es el de la agencia meteorológica. Daba los datos de manera gratuita a empresas y ahora cobra por ellos, por lo que las compañías que se estaban dedicando a ello tuvieron que cambiar su estrategia.

Javier Porcuna, teniente de alcalde en Marbella, resaltó que "la transparencia es tener capacidad de acceder en cualquier momento a datos necesarios en el día a día, obteniendo una mejor gestión del tiempo personal". En este sentido, Caro añadió que "el ciudadano puede controlar más su vida, viendo cuánto consume y tomando medidas, se empodera y empieza a tener control de cosas que antes no tenía".

España es un país puntero en ciudades inteligentes en Europa y Andalucía está en la media. Las grandes ciudades poseen bastantes soluciones y las medianas y pequeñas tienen aún bastante camino por recorrer. Ignacio Ochoa indicó que "hemos acogido en España esta área con un entusiasmo que llama la atención y se han generado expectativas que eran impensables hace dos años. Hay cuatro ciudades que arrancaron antes, pero en los próximos meses veremos muchas más". Francisco Ledesma lanzó en varias ocasiones un mensaje de unidad entre las provincias andaluzas para que las ventajas que puedan traer consigo las ciudades inteligentes lleguen a todos los vecinos, desde el que está en una capital hasta el que esté en un pueblo lejano. "Hay que empujar entre todos y no entrar en debates políticos estériles. La smartcity puede ser el mejor ejemplo de vertebración del territorio en Andalucía y hay que olvidar los localismos para seguir avanzando", expresó.

El crecimiento es ya imparable, pero según estos expertos conviene también tener los pies sobre el suelo y reflexionar hacia dónde se quiere ir para evitar despilfarros. "Es importante parar un momento y ver qué demanda la ciudad, qué características tiene tu municipio y cuáles son las necesidades", afirmó Porcuna, quien comentó que, por ejemplo, Marbella tiene playa y buscan servicios de smartcity relacionados.

Todos los asistentes señalaron que hay que buscar soluciones generalistas que sirvan para la mayoría de municipios y, de hecho, es lo que están proponiendo las administraciones a la hora de dar ayudas. Los representantes municipales ven además con buenos ojos servirse de la experiencia de otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios