Economía

El FMI pide a los gobiernos que intervengan de forma rápida y decisiva contra la crisis

  • El organismo asegura que los ejecutivos de los países afectados no pueden quedarse de brazos cruzados y esperar a que el libre mercado lo arregle todo.

Comentarios 1

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aboga por intervenciones "decisivas" y "rápidas" en los mercados para restablecer la confianza en el sistema financiero, cuya crisis amenaza con hundir la economía del planeta.

El FMI, guardián de la ortodoxia económica, reconoce en su informe semestral sobre la estabilidad financiera publicado este martes que los gobiernos de los países afectados no pueden quedarse de brazos cruzados y esperar a que el libre mercado lo arregle todo.

El organismo estima que los principales bancos estadounidenses y europeos necesitarán captar 675.000 millones de dólares en capital nuevo en los próximos años para fortalecer sus reservas y permitir un crecimiento modesto del crédito.

Sus fondos están actualmente dilapidados por las caída en picado del valor de sus inversiones en títulos hipotecarios. El FMI calcula que sus pérdidas ascenderán a 1,4 billones de dólares.

Hace dos semanas, el director gerente de la institución, Dominique Strauss-Kahn, ya había adelantado una cifra de pérdidas de 1,3 billones, mientras que en la última edición del informe de estabilidad financiera, en abril, el Fondo había calculado que el agujero no llegaría a un billón de dólares.

La crisis financiera agudizará la ralentización económica mundial y podría dar lugar a un círculo vicioso, en el cual la debilidad económica empeore los mercados de crédito, según el FMI.

Las intervenciones "caso por caso" por parte de los gobiernos de Estados Unidos y algunos países europeos para asumir el control de instituciones financieras con problemas no han devuelto la confianza porque no han ido al meollo de los problemas, a juicio del Fondo.

El organismo recomendó medidas más rotundas, en vista de las "circunstancias excepcionales". Esas medidas deberían incluir inyecciones de capital público directamente en instituciones que cuenten con "bases sólidas", mientras que los Gobiernos deberían permitir que se desmantelen bancos "no viables".

El FMI también está a favor de que las autoridades económicas de los países más afectados por la crisis compren los títulos "tóxicos" a los bancos.

Ese es el corazón del programa de rescate financiero aprobado la semana pasada por el Gobierno de Estados Unidos, que dedicará un máximo de 700.000 millones de dólares a quitarles de las manos a los bancos la deuda que nadie quiere comprar.

El Fondo señaló que es buena idea aumentar la garantía pública de los depósitos de los ahorradores, aunque enfatizó que debe ser una medida temporal y coordinada entre diferentes países.

Los ministros de Finanzas de la Zona Euro (Ecofin) acordaron elevar a 50.000 euros la garantía de los depósitos en caso de quiebra de una entidad. Ya el lunes, los ministros del Ecofin llegaron a un acuerdo para elevar esa garantía por encima de 40.000 euros, que deberá ser aprobado por los 27 países miembros de la Unión. Estados Unidos ya ha subido de 100.000 a 250.000 dólares la garantía, lo que significa que el Gobierno devolverá a los clientes hasta esa cantidad si quiebra el banco en el que tienen su cuenta.

En su informe, el FMI también recomendó a los Gobiernos establecer un mecanismo de coordinación entre las diversas agencias reguladoras nacionales e internacionales para responder "rápidamente" a las tensiones en los mercados.

El organismo cree que la crisis probablemente destruya un amplio sector de negocio del sistema financiero, ocasionará una consolidación de instituciones y obligará a las entidades a mantener más reservas en sus balances y operar con menos deuda.

Hasta hace poco, los países emergentes habían soportado bien la crisis, pero el Fondo alertó de que se resentirán del aumento del costo del crédito a nivel mundial, en un momento en el que aún sufren el efecto retrasado del repunte de la inflación. "Esta confluencia de circunstancias podría acelerar la ralentización" en los mercados emergentes, dijo el Fondo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios