Economía

Greenpower ultima un acuerdo para montar una planta en India

  • La compañía se aferra al sector exterior para volver a la senda del crecimiento · Prevé recuperar este año la cota de los 30 millones de negocio tras la caída del 30% en 2010

India, Estados Unidos, Chile, Italia, Alemania, Sudáfrica o, cómo no, China. Antonio Machado diría que son lugares tan lindos... para marcharse. Pero no hay nada más lejos de los planes de Greenpower, que pese a ser una recién llegada en el campo de la internacionalización, ya ha interiorizado que para sobrevivir en una economía global hay que tener presencia global. La clave de esta mutación ha sido una crisis que la compañía ha visto más como oportunidad que como problema. La firma no se quedó de brazos cruzados al ver que los 30 millones de euros facturados en 2009 se redujeron a unos 20 en 2010 debido al desplome del mercado de las renovables en España.

"Pese a la bajada de la facturación, 2010 fue un año muy satisfactorio porque dimos nuestros primeros pasos en la internacionalización, y prácticamente el 60% de las ventas se hicieron fuera de España", señala el presidente de Greenpower, Juan Manuel Carrasco. La salida al exterior fue relativamente tardía debido a que el mercado nacional había absorbido los esfuerzos de Greenpower desde fundación, hace menos de una década. "Realmente ha sido cuando nuestros clientes españoles -sobre todo promotores- han salido fuera de España y han empezado a tirar de nosotros para vender esos productos", destaca el directivo.

El posicionamiento exterior ha espoleado las previsiones para este año, en el que la compañía espera recuperar los 30 millones de cifra de negocio de 2009. Juan Manuel Carrasco señala que "la aportación del mercado internacional puede ser del orden del 70% o el 75%". Una de las máximas de la empresa es mantener la inversión en I+D en torno al 12% de los ingresos. "Somos una empresa de base tecnológica y nuestra actividad en los próximos años siempre está ligada al desarrollo de nuevos productos", insiste. Aunque la compañía es conocida por el desarrollo de la energía fotovoltaica, sus esfuerzos en materia de innovación se orientan al diseño de tecnologías basadas en electrónica de potencia. Sus productos permiten que la red no sufra cortes pese a la intermitencia del funcionamiento de las renovables, que dependen de factores meteorológicos que no se pueden prever.

El continente europeo, fundamentalmente Alemania e Italia, fueron los tractores de las ventas en el extranjero. Además, Greenpower abrió una oficina en Pekín, "un mercado muy complejo con una cultura muy diferente a la española pero con muchas oportunidades". No es el único movimiento para posicionarse en Asia.

"Hace dos semanas estuve en India. Tenemos la posibilidad a corto plazo de firmar un acuerdo para fabricar nuestros productos de la mano de un socio local", señala Carrasco, que destaca que el pacto supondrá "entrar en un mercado emergente muy parecido al chino". "También nos han surgido oportunidades en Chile y Sudáfrica de la mano de nuestros clientes españoles", resalta Carrasco, que es optimista sobre la introducción de las soluciones de Greenpower para integrar energías renovables en la red eléctrica.

El desembarco en la otra orilla del Atlántico ha sido complejo, especialmente en Norteamérica. "Ha sido un proceso duro porque hemos tenido que certificar todos nuestros productos para la normativa de Estados Unidos, que especialmente compleja", agrega el presidente de Greenpower.

En cuanto al mercado nacional de las renovables, Juan Manuel Carrasco lamenta los vaivenes regulatorios de los últimos años, que han provocado desconfianza entre los inversores privados. "Para invertir capital, hay que tener una política clara a largo plazo que no cambie las normas económicas a mitad de partida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios