Economía

La inflación retrocede siete décimas en mayo por los combustibles y la electricidad

  • La menor factura de los combustibles y la luz dejan el IPC en el 0,8%

  • Los expertos no ven señales de desaceleración en este dato

Un usuario llena el depósito de combustible Un usuario llena el depósito de combustible

Un usuario llena el depósito de combustible / Archivo

Los menores precios de la electricidad y de los combustibles en mayo han provocado que la tasa de inflación se haya rebajado hasta el 0,8% interanual frente al 1,5% que registró en abril. También ha incidido la caída de precios en los servicios tras la Semana Santa.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado el indicador adelantado del índice de precios de consumo (IPC) que se ha reducido siete décimas en tasa interanual respecto a abril, cuando se aceleró impulsado por los precios de los paquetes turísticos. En este comportamiento ha destacado la bajada de los precios de la electricidad frente al aumento registrado en mayo de 2018 y también los menores precios de los carburantes.

De confirmarse el indicador adelantado del IPC el próximo 12 de junio, la tasa de inflación de mayo sería la más baja desde enero de 2018, cuando fue del 0,6%. En tasa mensual, el IPC de mayo se situó en el 0,2 % frente al 1% del mes anterior.

La inflación interanual inició el año en el 1% y encadenó tres meses consecutivos de ascenso hasta alcanzar el 1,5% en abril. La tendencia general desde mayo de 2018 ha sido descendente, ya que ha ido reduciéndose desde tasas del 2,3% hasta el entorno del 1%.

La economista sénior de Funcas, María Jesús Fernández se ha mostrado, en declaraciones a EFE, algo sorprendida ante esta “importante caída” del IPC ya que esperaba una tasa más cercana al 1%. “Puede ser algo puntual derivado de factores transitorios. Habrá que esperar al desglose del dato”, incide. Diana Posada, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), descarta cualquier vinculación de esta baja inflación a una desaceleración. “Todo lo contrario. Esto es un impulso para las rentas de las familias ya que en términos reales los salarios crecen por encima de la inflación. Los indicadores de consumo están yendo muy bien, no vemos ninguna desaceleración”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios