Jornada Agrobank

El Gobierno lanza un mensaje de tranquilidad a los agricultores: no habrá cambios drásticos en la PAC

  • Fernando Miranda, secretario general de Agricultura, confía en que se mantenga el presupuesto europeo para la agricultura

  • Pide a las autonomías evitar cualquier confrontación territorial y poner el foco en los productores

Jornada de Agrobank en Sevilla Jornada de Agrobank en Sevilla

Jornada de Agrobank en Sevilla / José Ángel García

Los agricultores no tienen nada que temer. Pueden seguir tomando las decisiones sobre su producción, sus proveedores o clientes sin estar pendientes de las decisiones políticas europeas. Ese fue el mensaje que lanzó ayer Fernando Miranda, secretario general de Agricultura del Gobierno de España, en la jornada Agrobank -filial agroalimentaria de Caixabank-, que cada año congrega a cientos de productores y que es una referencia ineludible para tomar el pulso al sector. Invitado desde que este encuentro lo organizaba Barclays (cuya filial española fue absorbida por Caixabank), Miranda es uno de los mayores expertos españoles de la Política Agraria Común (PAC) y ha permanecido en el aparato gubernamental tanto con el PP como con el PSOE.

"Me gustaría lanzar un mensaje de estabilidad y certidumbre: los agricultores van a recibir ininterrumpidamente los pagos todos los años; no habrá disminución drástica ni interrupción. Eso no quiere decir que no habrá cambios, pero si los hay estos se acomodarán con un periodo de transición. Nadie se va a quedar sin producir por culpa de la PAC". Así se manifestó el secretario general de Agricultura en un momento en el que la nueva PAC ya se está negociando, y con un posible recorte presupuestario a la vista. En cada nuevo proceso de este tipo, los agricultores temen algún tipo de viraje que ponga en riesgo sus producciones y Miranda se esforzó en dar tranquilidad.

Si hay variaciones en la PAC, éstas irán precedidas de un periodo de transición, tranquiliza Miranda

Además, afirmó, no parece que vaya a ser un camino rápido, sino más bien todo lo contrario. Si antes de marzo no se suscribe algún tipo de documento por parte del Parlamento Europeo, tras la propuesta ya lanzada Comisión Europea, puede que todo se retrase al menos un año. Y esto es así porque en la primavera hay elecciones a la Eurocámara y puede que tras el resultado la negociación vuelva al punto de partida. "Ahora mismo tenemos un ritmo de reuniones con Comunidades Autónomas y asociaciones muy intenso", afirma Miranda, "pero si el inicio de la nueva PAC se retrasa de 2022 a 2023 tendremos que hacerlo más dilatado".

Y es que esta vez es muy importante la negociación interna, entre los actores de cada país, porque en la nueva PAC la Comisión Europea definirá los objetivos y cada país los requisitos específicos para cumplirlos. De momento, explica Miranda, el Gobierno está recogiendo las alegaciones a los reglamentos y proponiendo cambios en Europa en aquello en lo que hay consenso. En lo que no lo hay, pretende que se dejen todas las opciones abiertas, para que el Gobierno pueda tener margen de maniobra. De momento hay dos puntos de fricción internos: la definición de agricultor activo -hay quienes defienden un modelo más profesional frente a otros que quieren incluir en el término a los agricultores a tiempo parcial- y el modelo de pago básico. La cuestión aquí es si se usan derechos individuales -un cupo definido desde el principio y por tanto estable- o no se usan -en este caso, el pago variaría cada año en función de las hectáreas-. A Andalucía le interesa lo segundo, ya que sus agricultores están entre los que más ayudas reciben y, por tanto, el punto de partida es más alto. En cualquier caso, Miranda pide "evitar cualquier confrontación territorial y poner en el punto de mira a los agricultores y ganaderos; tenemos que hacer que la mayor parte de ellos se sienta cómodo".

La jornada de Agrobank, referencia para el sector, congrega en Sevilla a cientos de productores

Antes de este debate se debe dilucidar la cuestión del presupuesto, básica para mantener el nivel de ayudas. Miranda es optimista: "Hay partido y motivos para defender que se mantenga el presupuesto de la PAC", afirma. Y defiende, pese al 'Brexit' y nuevos retos como seguridad, migraciones y defensa (que restan fondos a la agricultura), una mayor contribución por parte de los Estados para mantener una política básica para la seguridad alimentaria, la preservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. En este sentido, asume el nuevo papel español de país contribuyente, en lo que es una apuesta clara por el proyecto europeo.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios