Economía

Quintas Energy prevé una avalancha de capital para invertir en renovables

Antonio Domínguez, Marta Torralba, Declan O’Halloran, Irene Reyes y Jesús Boccio, en la sede QuintasEnergy. Antonio Domínguez, Marta Torralba, Declan O’Halloran, Irene Reyes y Jesús Boccio, en la sede QuintasEnergy.

Antonio Domínguez, Marta Torralba, Declan O’Halloran, Irene Reyes y Jesús Boccio, en la sede QuintasEnergy. / José Ángel García

Pese a tener más de un decenio de vida y ser puntera en su actividad, la empresa sevillana Quintas Energy es una gran desconocida. Fundada por su CEO, Declan O’Halloran en 2008 en Sevilla, la compañía es una “boutique especializada” en servicios para gestionar activos fotovoltaicos, tiene actualmente encomendada la supervisión de 400 plantas propiedad de fondos de inversión en distintos países, que se corresponden con un volumen de inversión de 9.000 millones de euros y con una capacidad de 3.000 megavatios/hora.

Quintas Energy pretende ser el mejor socio de esos fondos para gestionar o incluso crear esos activos renovables, explica su CEO.

Quintas Energy ofrece un servicio integral, no sólo para la gestión. Son capaces de diseñar, construir y gestionar activos de energías renovables, dado que a lo largo de su historia ha añadido a su cartera de servicios los de consultoría, explica la responsable de este servicio, Irene Reyes. Es, además,  la primera empresa independiente de gestión de activos renovables en el mundo en obtener la certificación ISO 55001, tanto en España como en Europa.

Con más de 170 empleados, 150 de los cuales trabajan desde la sede central de la compañía en la plaza Nueva de Sevilla, Quintas Energy ha desarrollado un modelo de negocio en el que el conocimiento, el tratamiento digital y la gestión del dato son esenciales. Las 400 plantas que gestionan cuentan con 15 millones de componentes y generan datos que suponen 31 millones de cálculos diarios, según explicó Jesús Boccio, director de desarrollo de negocio de la empresa.

En la gestión de activos está especializada en ofrecer información veraz y útil a los inversores sobre las plantas, para lo que usan esa ingente cantidad de datos diarios. Entre otros modelos, han desarrollado, mediante el uso de drones, una visión de conjunto de las plantas, con imágenes reales y termográficas, que permiten detectar fallos, ineficiencias e incluso prevenir averías, de cara a que el activo no se desvíe del modelo financiero de negocio previsto.

Declan O’Halloran explicó que cuando cambió el modelo de renovables subvencionadas en España, Quintas se centró en el mercado británico –el principal–, el italiano o el australiano, pero ahora están enfocados en “volver a casa” porque auguran un exponencial crecimiento de la inversión en energías renovables en España, y no sólo por actores tradicionales del sector, como petroleras o eléctricas, sino por fondos de inversión internacionales que ven en la fotovoltaica, y también en el eólica marina, un enorme negocio.

“No hay problemas de ni capital, ni de coste de capital, ni de la tecnología”, detalla 0’Halloran, que señala los bonos verdes como instrumento de financiación. También ve positivo el CEO el marco regulatorio liberalizado y que hay un Gobierno que está empeñado en el desarrollo de la transición energética en España. Por ello espera una avalancha de capital en inversión para energías renovables que se atrevió a cifrar en no menos de 30.000 millones de euros, dado que estima que se duplicarán los 35 gigavatios de nueva instalación previstos.

Sin embargo, también hay barreras. La principal, la falta de capacidad para evacuar la demandas de generación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios