Economía

La Seguridad Social espera superar los 18 millones de afiliados durante este mes

  • El Gobierno aguarda una mejora de la recaudación del sistema de pensiones en 2017

  • El secretario de Estado destaca que se elevará el umbral de disposición del Fondo de Reserva

Tomás Burgos, en una comparecencia en el Congreso. Tomás Burgos, en una comparecencia en el Congreso.

Tomás Burgos, en una comparecencia en el Congreso. / efe

Comentarios 1

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, afirmó ayer que en abril el sistema de la Seguridad Social superará los 18 millones de afiliados, y confió en que en 2017 se alcance una recaudación de ingresos histórica.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Burgos valoró la mejoría de la afiliación que es el componente fundamental que nutre los ingresos de la Seguridad Social, e incidió en que "hay elementos objetivos para pensar en una mejora de los ingresos en 2017".

La oposición critica al Ejecutivo por la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas

Así, puntualizó que se superará el nivel de ingresos de 2016 y que se alcanzará un máximo histórico en la recaudación, ya que las cuotas procedentes de la Seguridad Social crecerán el 6,68% sobre la previsión de liquidación de 2016 y tendrán "más peso".

En este sentido, Burgos aseveró que en 2017 los ingresos por cuota a la Seguridad Social superará a los de 2008, cuando se alcanzó una cifra récord con una afiliación en comparación peor que la prevista para este año, ya que los afiliados entonces no eran activos sino que las cuotas procedían por afiliados desempleados.

Burgos, no obstante, señaló que la previsión de ingresos también depende de un conjunto de variables que están sujetos a modificaciones y que "algunas veces acompañan y otras distorsionan", pero dejó claro que los presupuestos de Seguridad Social se hacen de acuerdo para cumplir "tajantemente" el objetivo fundamental de pagar las pensiones y pagarlas más altas.

Esta mejor evolución de los ingresos es consecuencia, según destacó Burgos, de la mejora del empleo y de la elevación de la base mínima en el 8% y de la máxima al 3%, a lo que también se añade la conversión de las reducciones en bonificaciones.

Los ingresos previstos para la Seguridad Social están establecidos en términos muy realistas, mantuvo el secretario de Estado, quien aseveró que el objetivo de déficit del sistema estimado en el 1,44% del PIB para 2017 y su consecución marcará un "punto de inflexión" en la reducción del déficit.

Tomás Burgos recordó que las "reflexiones compartidas, los acuerdos y los compromisos" han sido el camino por el que se ha ajustado en las últimas décadas el sistema de la Seguridad Social, y afirmó que en el sistema "siempre caben reformas que mejoren y le doten de mayor solidez".

El secretario de Estado reiteró que los presupuestos de 2017 demuestran los compromisos de mejora con las pensiones públicas "como expresión de solidaridad" y aseguran la plena separación de las fuentes de financiación. "Mejoran la protección y asegura su futuro", añadió tras recordar el préstamo de 10.192 millones de euros que emitirá el Tesoro con el objetivo de garantizar el pago de las pensiones sin agotar el fondo de reserva.

Burgos detalló que en 2017 el Estado aportará el 16,07% de las necesidades económicas del sistema a través de dos vías, las transferencias para hacer frente al gasto no contributivo (9,04%) y el préstamo previsto (7,03%).

También puntualizó que los presupuestos contemplan una disposición adicional para elevar el umbral de disposición del Fondo de Reserva, marcado por ley en el 3%, aunque, no obstante, deberá ser aprobado por mayoría parlamentaria. Además, recalcó que cuatro de cada diez euros del total del gasto consolidado es gestionado por la Seguridad Social y las pensiones siguen siendo la partida fundamental, pues representa el 12% del PIB.

El secretario de Estado puntualizó que se siguen "extremando" las iniciativas de racionalización del gasto salvaguardando el gasto en pensiones.

La mayoría de la oposición ha criticado la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas como consecuencia del Índice de revalorización aprobado por el Gobierno y que supone una subida mínima del 0,25%.

La diputada socialista Mercè Perea avanzó que su grupo parlamentario presentará una enmienda para que las pensiones se vuelvan a revalorizar conforme al IPC y otra para subir las de viudedad.

Desde Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, la diputada Aina Vidal consideró que es "urgente" una reforma del sistema mientras que Sergio del Campo (Ciudadanos) reiteró el apoyo de su grupo a estas cuentas porque incluye algunas de sus medidas en materia de empleo y Seguridad Social.

El diputado del PDeCAT Ferrán Bel afirmó que es "absolutamente" insuficiente la dotación que los Presupuestos dedican a la dependencia, a la vez que le pidió que dé muestras de confianza de que las previsiones de recaudación se van a cumplir este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios