Economía

La banca británica se hunde pese al nuevo plan

  • Royal Bank of Scotland se desploma un 66% en bolsa tras anunciar pérdidas de al menos 30.000 millones en 2008

Comentarios 4

El Gobierno británico anunció ayer su segundo plan de rescate en tres meses, esta vez dirigido no ya a salvar a los bancos sino la economía en su conjunto, mientras el Royal Bank of Scotland (RBOS), el segundo del país, publicaba pérdidas récord de al menos 30.000 millones de euros. Las acciones del banco escocés cayeron un 66% y las del grupo Lloyds Banking, fruto de la fusión con el HBOS, culminada ayer, lo hicieron otro 34%.

El RBS anunció que había perdido 8.816 millones de euros con préstamos propios y que tendría que descontar otros 22.000 millones de su balance por el valor de otros bancos adquiridos, incluida su desastrosa compra de parte del holandés ABM Amro. Justamente ayer, y ante todo ello, el Gobierno anunció un aumento de su participación en el RBOS del 58 hasta el 70%. A cambio de esta inyección pública, el RBS se ha comprometido a prestar 6.660 millones a empresas y particulares.

El banco escocés reconoció también haber pagado entre 15.000 y 20.000 millones de libras de más por otros activos, que también pesarán negativamente en su balance, por lo que el vespertino británico Evening Standard llegaba más lejos que otros medios y cifraba las posibles pérdidas en 45.000 millones (casi 50.000 millones de euros).

Las noticias sobre el nuevo desplome del valor de los principales bancos británicos, que se suman a otras fuertes pérdidas registradas ya la pasada semana, empañaron el anuncio del nuevo plan, por el que el Gobierno de Gordon Brown asegurará hasta cierto nivel y contra el pago de una determinada cantidad, bien en efectivo, bien en acciones, las llamadas deudas tóxicas de los bancos.

Se trata de que ese dinero no se dedique a hacer sólo provisiones para cubrir eventuales pérdidas por impago y se emplee otra vez en prestar al resto de la economía, algo que no se consiguió con el primer plan de rescate, de unos 40.700 millones de euros) el pasado mes de octubre.

Según este segundo plan, el Banco de Inglaterra podrá comprar además directamente activos -hasta 55.550 millones de euros- en las empresas de cualquier sector, mientras que antes sólo adquiría activos de bancos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios