Economía

Entre la "cautela" de los sindicatos y el "temor" de la Cámara de Comercio

  • Las circular interna del consorcio genera incertidumbre al traducirse en riesgos para los empleos vinculados al A400M

El anunciado retraso del A400M ha sentado como un jarro de agua fría en el mundo sindical y empresarial sevillano, aunque cada cual lo exprese a su manera. Si las federaciones andaluzas de CCOO y UGT optaron ayer por la "cautela" y un moderado optimismo -la situación, dijeron, "no afectará al empleo" en la planta de San Pablo-, la Cámara de Comercio hispalense consideró la demora "de extrema gravedad" porque podría traducirse en "riesgos para los trabajadores dependientes de esta iniciativa". Visiones casi antagónicas, trasfondo similar.

El secretario general de UGT-A, Manuel Jiménez, precisó que por el momento "no existe ninguna comunicación oficial por parte del grupo de los retrasos anunciados", por lo que el sindicato estará pendiente la próxima semana del encuentro entre los portavoces sindicales y el presidente de la empresa en España, Carlos Suárez, y de la posterior reunión del comité intercentros, de forma que "entonces nos informarán de la carga de trabajo que existe para España".

No obstante, mostró su convencimiento de que el empleo en las factorías andaluzas no se verá afectado, aunque reconoció que ignora "si habrá retrasos en la puesta en marcha del avión".

Por su parte, el secretario de CCOO en la factoría de EADS-San Pablo y presidente del comité de empresa de dicha fábrica, Manuel Falcón, coincidió con UGT al apuntar que "no peligran los puestos de trabajo" y al lamentar que por el momento "nadie" les haya informado sobre la situación. "Queremos saber lo que está ocurriendo", exigió.

Tras recordar que esta situación se enmarca en la negociación del área militar de EADS con sus clientes "a la hora de discutir nuevas fechas de entrega y modificaciones de los contratos", Falcón reconoció que el A400M "tiene serios problemas que no están resueltos, como el problema industrial de los motores y el tipo de contrato de desarrollo del avión, que todavía no está resuelto". Apuntó que "en principio hay carga de trabajo para 2009" para la factoría sevillana, aunque advirtió que si el resto de plantas europeas no reinicia la producción del programa A400M y éste sigue parado "podríamos tener dificultades en próximos años".

Más lóbrega se mostró la Cámara de Comercio a través de un comunicado en el que subrayó que la situación a la que aludió Gallois en una circular interna distribuida entre los trabajadores "puede acarrear graves consecuencias para un proyecto considerado de especial interés para potenciar el sector de la industria aeronáutica sevillana". El A400M, según la Cámara de Comercio, es "una apuesta importante, no sólo de los Gobiernos central y autonómico , sino de las empresas sevillanas de este sector, que se han comprometido con importantes inversiones".

La comisión de Asuntos Aeronáuticos de la Cámara de Comercio estima que un nuevo retraso como el atisbado por Gallois "puede poner en peligro no sólo las grandes inversiones realizadas, sino fundamentalmente los puestos de trabajo que actualmente están contratados para la realización de este proyecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios