Economía

Las grandes inmobiliarias reducen pérdidas a la mitad

  • Pese al avance, sus números rojos ascendieron a más de 1.000 millones en 2011 y acumularon una deuda de unos 20.000

Las grandes inmobiliarias lograron reducir en 2011 sus números rojos a la mitad, un periodo en el que, sin embargo, llegaron a perder más de 1.000 millones de euros y acumularon una deuda en el entorno de los 20.000 millones de euros, según datos recogidos por Efe.

La incertidumbre económica, el deterioro de los activos, la caída de los ingresos y el desplome de las ventas, especialmente en España, lastraron la cifra de negocio de las grandes inmobiliarias españolas, que se redujo un 44% con respecto a 2010, hasta los 2.005 millones.

En 2011, el número de inmobiliarias con pérdidas se redujo a cinco desde las siete del ejercicio anterior. Y es que, más de tres años después de que estallara la burbuja inmobiliaria, Colonial y Renta Corporación lograron retomar la senda de los beneficios, lo que sirvió para remontar un poco las cifras negativas que registró el sector en 2010.

Así, Colonial obtuvo un beneficio 15 millones, una cifra que contrasta con las pérdidas de 739 millones de un año antes, gracias a la estabilización del negocio estratégico, que no fue suficiente para reducir su endeudamiento, que se mantuvo por encima de los 3.300 millones.

Renta Corporación también cerró el año en positivo tras ganar 3,3 millones apoyada por el fuerte incremento de los ingresos.

Realia, participada por FCC y Bankia, logró mejorar su beneficio un 11%, hasta los 1,2 millones, gracias a los ingresos de la actividad patrimonial, particularmente de su filial francesa y a la rotación de activos, aunque acumuló una deuda superior a los 2.000 millones.

Testa, la filial de patrimonio del grupo Sacyr Vallehermoso, mejoró sus cuentas un 18%, hasta los 72,5 millones.

Las mayores pérdidas, de 496 millones, las volvió a protagonizar Martinsa Fadesa por las provisiones y amortizaciones originadas tras el deterioro de sus activos y los gastos financieros devengados de su deuda concursal. La inmobiliaria, que logró superar en marzo de 2011 el mayor concurso de acreedores de la historia de España, es una de las más endeudadas, con un pasivo de más de 4.000 millones.

Reyal Urbis también mejoró sus cifras a pesar de que perdió 374,4 millones en 2011, un 1,2% menos, en un ejercicio en el que la facturación se hundió un 65,1% hasta los 267,9 millones y la deuda se situó en el entorno de los 3.600 millones.

Otra de las inmobiliarias que consiguió reducir sus pérdidas fue Quabit, que las recortó un 17,1% hasta los 96,4 millones. La firma inició el pasado año la reestructuración de su deuda de 1.300 millones.

En el lado contrario se situó Metrovacesa, que incrementó un 60% sus números rojos, hasta los 144,7 millones, con una cifra de negocio que descendió un 36%. Su deuda ronda los 5.000 millones.

Por su parte, Vallehermoso, también de Sacyr, multiplicó por dos sus pérdidas hasta los 92 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios