Economía

La petrolera mexicana Pemex rompe la alianza con Repsol tras tres años de desacuerdos

  • La compañía vende sus títulos y pone fin a 24 años de presencia en su accionariado

La petrolera mexicana Pemex vendió ayer la mayor parte de su participación en Repsol y puso fin a una larga alianza con el grupo español después de casi tres años de desacuerdos y polémicas por el control corporativo. La compañía pública mexicana colocó ayer el 7,86 % del capital de Repsol y presentó su dimisión como miembro delcConsejo de administración, después de que su participación en el la petrolera española quedara reducida a un 1,4%.

Petróleos Mexicanos, socio del grupo español desde 1990, atribuyó la desinversión a sus "diferencias" con el equipo directivo, la "baja rentabilidad" de las acciones del grupo español y el hecho de que no se materializaran los "beneficios mutuos" previstos en un acuerdo firmado entre las dos empresas hace dos años.

El director general de Pemex, Emilio Lozoya, anunció ayer que las acciones que aún conserva en Repsol serán colocadas en el mercado una vez que se liquide un crédito con vencimiento en agosto y que fue utilizado hace tres años para la ampliación de su participación en esa petrolera.

Las desavenencias entre Pemex y la dirección de Repsol comenzaron a mediados de 2011, cuando la empresa mexicana se alió con Sacyr, entonces presidida por Luis del Rivero, para sindicar sus acciones e intentar arrebatar el control del grupo a Brufau.

Pero dicho propósito se frustró tras la destitución de Del Rivero como presidente de Sacyr en octubre de 2011, y en enero de 2012 las dos petroleras firmaron un acuerdo de estabilidad, que incluyó el compromiso por 10 años de Pemex de no bajar del 5 % ni exceder el 10 % del capital de la española.

El titular de Pemex recordó que el "objetivo original" de la inversión en Repsol era impulsar la transferencia de tecnología, lo cual "no se materializó". Lozoya explicó que los 2.091 millones obtenidos con la venta de las acciones serán dirigidos hacia otros proyectos con mejores opciones para generar valor. Aunque la desinversión se produce a unos días de que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, realice su primera visita de Estado a España, la compañía aseguró que "no es un tema de la agenda bilateral".

Sostuvo que la relación México-España "es profunda y amplia", y la reciente inversión de Pemex en el astillero Barreras, donde compró el 51% de los títulos, "es un ejemplo" de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios