2011 Elecciones

Nieto y Arenas intentan vacunar a su electorado frente a la euforia

  • El candidato dice que quiere ser el alcalde "en el peor momento de la democracia" y Arenas ridiculiza el papel de Rosa Aguilar en la campaña

Con 2.000 militantes o simpatizantes del partido entregados y un calor de mil demonios, el Partido Popular cerró ayer en el pabellón deportivo de los Colegios Mayores de la Asunción tanto su campaña a las municipales en Córdoba como sus actos en toda Andalucía. El presidente del PP-A, Javier Arenas, y el alcaldable popular, José Antonio Nieto, entre otros oradores, intentaron vacunar a su electorado contra la euforia, contra la anticipación de victoria, que según los análisis de campaña del partido pueden dejarlos, de nuevo, compuestos y sin Alcaldía.

Uno tras otro, Arenas, Nieto, Antonio Sanz o Beatriz Jurado realizaron un llamamiento generalizado al votante del PP a que vaya a votar, a que no se quede en casa, a que no dé nada por supuesto, a que celebre la victoria durante la noche del 22 si ésta se produce, pero no antes. Volvió el discurso de la alerta ante el pacto "de perdedores", "a lo que nos quitaron en los despachos que no ganaron en las urnas", a la posibilidad de un nuevo pacto entre fuerzas progresistas que se da por descontado en el PP si los resultados así lo permiten.

Contra esa euforia, se dijo en el mitin, movilización, presencia en los barrios, un dispositivo de interventores electorales que es el más importante que ha tenido el Partido Popular andaluz en su historia. Unas 30.000 personas en toda la comunidad autónoma. José Antonio Nieto dijo que existe un riesgo cierto de que lo que ocurrió el 27 de mayo de 2007, una fecha que tiene grabada a fuego el candidato popular, le vuelva a ocurrir. "Estamos rozando la mayoría pero no la tenemos", se le escuchó decir a Arenas. Más gráfico, el secretario general, Antonio Sanz, a medio camino entre el fútbol y los toros, habló de rematar la faena, rematar el partido. "Podemos volver a sentir el mismo dolor", dijo el candiato del PP a las municipales.

Los populares andaluces confieren a una victoria electoral en las municipales un efecto promotor del asalto a la Junta de Andalucía que se debe producir, como fecha tope, en 2012. Y en los mítines el paquete de alcalde popular, presidente de la Junta popular y jefe del Gobierno de España popular, se venden como un producto único. En palabras de Arenas, "la gran renovación de la política andaluza" frente a los que llevan "30 años y se creen que es suyo, que se juegan la vida".

Nieto dice y Arenas asegura que cuenta con el apoyo de todo el partido para ser el alcalde "en el peor momento del Ayuntamiento en toda la democracia". Según Arenas, Córdoba es el objetivo andaluz de las municipales. El alcaldable popular aseguró que el momento es crítico, con el mayor número de parados, la deuda más abultada, una lista de pago a proveedores "de 50 millones de euros" y el funcionariado menos ilusionado. "La ruina", afirmó.

Arenas puso encima de la mesa algunos compromisos populares como la revocación del acuerdo financiero del centro de congresos para hacerlo "más justo", que no se gastará dinero en el tranvía sino que se apostará por una red de cercanías por ser lo que Córdoba necesita. Nieto, por su parte, aseguró que, en caso de ganar las elecciones y poder gobernar, será un alcalde para los que lo han votado y los que no. Sin embargo, afirmó que se tomará la licencia partidista de trabajar por la llegada de Arenas a la Presidencia de la Junta de Andalucía. Lo dijo en contra de lo que ha pasado estos años en la ciudad "donde han gobernado para los suyos". Anunció que el Ayuntamiento dejará de bloquear el concierto de nuevas plazas escolares ante una representación de padres del colegio Séneca, quienes demandan precisamente una medida de estas características.

Curiosamente, fue Arenas el que destiló el mensaje más cítrico con el alcalde y candidato de IU, Andrés Ocaña, y con la anterior regidora, hoy ministra, Rosa Aguilar. De Ocaña dijo que la Alcaldía ha estado "vacía" desde que la exconsejera se marchó a Sevilla. Con Aguilar, se cebó. A cuento de las críticas de que el Gobierno no tenga Ministerio de Agricultura sino de Medio Ambiente, Rural y Marino, Arenas dijo que Aguilar es "medio del PSOE y medio de IU". Afirmó también que iba a estar en "medio mitin socialista y otro medio mitin de IU". Además, que formará parte de la historia de la política como el caso único de quien "pone a un alcalde y pide el voto para otro".

Empleo, empleo, empleo. Esa es la consigna que tienen los candidatos populares de toda la comunidad. Nieto se comprometió que, una de las pocas ciudades que cree puestos de trabajo netos durante los próximos cuatros años, sea Córdoba. "Hemos hecho lo necesario para ganar las elecciones". Con esta frase, el candidato popular dejaba su satisfacción por cómo han ido las cosas, por el trabajo de su equipo. Aseguró que en Córdoba, Andalucía, mucha gente pasa hambre y que en un Ayuntamiento gobernado por él no habrá recortes en política social y que cada euro que se invierta en esta materia "dará más de sí". Otra vacuna popular. Nieto aseguró que, en esta ocasión, no ha funcionado el voto del miedo, las apelaciones contra la derecha, los anuncios de privatizaciones o de reducción de derechos sociales dentro y fuera de la institución municipal. Sacó incluso un panfleto realizado, dijo, por un grupo que apoya las acampadas en el que aparece vestido de sacerdote y augurando la llegada de la derecha "que se lleva la pasta".

Nieto pidió a su partido que se vuelque con la Capitalidad Cultural Europea de 2016, que ha quedado lamentablemente adherida a la campaña electoral de las municipales incluso en los sms que se pasan de móvil a móvil, en plan pásalo. El político popular pidió a su jefe, Javier Arenas, apoyo para que, el 28 de junio, "cuando Córdoba gane", se organice la mejor capitalidad celebrada nunca y que Andalucía sea "comunidad cultural europea".

Nieto se merece la Alcaldía, opina Arenas, quien le reconoció a su compañero de partido que, cuando no pudo gobernar en 2007, se quedó como portavoz de la oposición. Ahora es el único que repite con respecto a aquellos comicios. El candidato popular a la Alcadía afirmó que quiere que sus amigos y conocidos se sientan orgullosos pero, sobre todo, que la ciudad recobre ese sentimiento. Tiene hasta el domingo para saber si logra el objetivo que lleva años buscando o se queda en el camino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios