2011 Elecciones

El PA entra en periodo de reflexión tras el fracaso del 22-M

  • La formación podría pactar con el PP o facilitar el gobierno en minoría de Loaiza · Entre los populares no se descarta una tentativa socialista para acceder a la Alcaldía

Comentarios 7

No hay nada decidido. José Loaiza aspira a convertirse en alcalde el próximo día 11 de junio y gobernar en minoría o con el apoyo de pactos de gobierno. Es el candidato con más posibilidades, con más facilidades. Pero no las tiene todas consigo. Los populares, aún siendo la fuerza política más votada el 22-M, carecen de la mayoría absoluta que les garantizaría la Alcaldía con total seguridad. Y no se descarta una posible maniobra socialista para acceder al Gobierno municipal.

Claro que esta operación -si se diera- tendría que pasar necesariamente por algún tipo de acuerdo del PSOE con la formación andalucista, algo a lo que, hasta ahora, su candidato, Fernando López Gil, y el secretario general del partido en San Fernando, Jaime Armario, se han opuesto rotundamente. Incluso lo han firmado por escrito durante la campaña -a petición de la plataforma ciudadana creada a raíz del robo perpetrado en el Ayuntamiento- al considerar a la formación nacionalista que lidera Manuel María de Bernardo responsable política directa del desfalco millonario de la caja municipal.

Cualquier cambio de estrategia en este sentido supondría pues un giro radical al discurso político que el partido socialista ha sustentado durante los últimos cuatro años. El propio López Gil, en las declaraciones que realizó en la noche del 22-M, insistió en estos argumentos.

Si el PSOE accede al gobierno, sería por tanto a costa de su coherencia. Aunque, por otro lado, pudiera resultar políticamente comprensible que los socialistas lanzaran una tentativa para afianzarse en San Fernando y arrebatarle la Alcaldía a los populares, que no tienen mayoría.

El PA, por tanto, puede inclinar la balanza hacia la derecha o hacia la izquierda. La formación, a pesar de los durísimos resultados del 22-M, puede seguir siendo clave para formar gobierno o, incluso, para facilitar un posible gobierno en minoría de José Loaiza.

Pero los andalucistas, de momento, no hablan de pactos de gobierno ni de acuerdos con ninguna formación. Es demasiado pronto, argumentan. Ahora mismo, el partido se centra en analizar los resultados de las elecciones municipales antes de tomar una decisión acerca de su futuro. Porque, precisamente, del futuro de la formación nacionalista es de lo que se hablará esta semana en las reuniones del comité provincial, de la ejecutiva nacional y local. El encuentro del comité local se prevé para finales de esta semana o principios de la próxima. Hasta entonces, el PA no quiere pronunciarse más allá de valorar los logros conseguidos en la recta final del mandato gracias a su gestión.

"Estamos en un periodo de reflexión personal y colectiva, como partido político, tras el fracaso de las últimas elecciones municipales", comentaba a este periódico uno de los responsables locales de la formación al valorar el difícil momento que vive el partido, cuya representación municipal ha quedado reducida a tres concejales de los 25 que tiene la Corporación Municipal.

Desde el PA, tras esta espectacular caída, se insiste en que el futuro de la formación no está decidido. Se verá en los próximos días. De momento, dicen, hay que pensar con calma. Sin embargo, hay quien no descarta incluso una renuncia de Manuel María de Bernardo tras los nefastos resultados del 22-M. Éste, al respecto, no se ha querido pronunciar. "De momento no toca hablar de eso -afirmó-. Ahora mismo no me planteo nada en absoluto. El partido está analizando los resultados en las reuniones del comité provincial, nacional y local antes de adoptar cualquier decisión".

Reflexión es pues la palabra que más se escucha entre las filas de la formación nacionalista, que -no obstante- podría seguir formando parte del próximo Gobierno municipal. De hecho, la alternativa del pacto de gobierno con el PP de José Loaiza se presenta como la opción política más lógica, toda vez que ambas formaciones han compartido responsabilidades de gobierno entre 2007 y 2010.

Además, el discurso político de los populares no se ha cerrado en banda de manera tajante a un posible acuerdo de gobierno para los próximos cuatro años. El propio Loaiza, desde su opción de favorito a optar a la Alcaldía como líder de la fuerza política más votada, tanto en la noche electoral como en la jornada del lunes, aludía a posibles pactos sin descartar tampoco la opción de gobernar en minoría. Eso sí, si hay pactos, insistió, será con las condiciones y el programa del PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios