2011 Elecciones

¿Y ahora qué?

  • La acampada de la Plaza de la Constitución cumple una semana y sigue de forma indefinida · El cansancio hace mella y la asamblea de ayer fue menos numerosa

Los indignados cumplen una semana acampados en la Plaza de la Constitución. Y su intención es seguir allí de forma indefinida. Dicen que hasta que consigan una democracia más participativa o hasta que los echen. Han pasado los comicios municipales ¿Y ahora qué? La mayoría de los integrantes de este movimiento ni siquiera comentan los resultados electorales. Ellos insisten en que su iniciativa está por encima de las elecciones del 22-M. "Nuestro objetivo no era influir en el voto, sino que la clase política se dé cuenta del descontento de la gente", asegura Carlos Preil, uno de los jóvenes que participa en la acampada. Una pancarta colocada en la plaza señala: "Nuestros sueños no caben en vuestras urnas".

Roberto, un indignado, apuntaba que media docena de abogados de Málaga están trabajando en propuestas para que la acampada se traduzca en cambios legales y constitucionales y no se tome por "un campamento hippie". "Para que la política sea un servicio y no un negocio", abunda Roberto. En la asamblea de ayer ya se planteó la idea de que se reduzcan de 500.000 a 50.000 o 25.000 las firmas necesarias para proponer una iniciativa legislativa popular para lo que justamente tendrán que reunir ese medio millón de rúbricas con las avalar su petición. Los integrantes de este movimiento defienden que pretenden "recuperar la soberanía que hemos perdido".

La acampada sigue sin incidentes y los participantes vigilan que no se consuma alcohol para que sus sueños de cambios no se confundan con un botellón. Después de una semana de desgaste, con un sol que empieza a abrasar y en épocas de exámenes para un movimiento que es mayoritariamente universitario, los indignados pierden fuelle en su pulso con el orden establecido. La asamblea de ayer de la Plaza de la Constitución -todos los días celebran una- congregó a alrededor de 300 personas, muchas menos que las que convocó los días previos a las elecciones.

Mañana, como siempre sobre las 19:00, volverán a sus debates asamblearios en mitad del corazón de Málaga en el que cualquiera puede tomar la palabra, votar y contribuir con su mano alzada a aprobar propuestas muy diversas. Con su filosofía de movilización y participación permanente, los indignados han convocado para el viernes a las 19:00 una concentración. La han comunicado a la Subdelegación del Gobierno, aunque todavía no tienen respuesta de la Administración.

Y hoy, se sumarán a una manifestación que partirá a las 19:30 de la Plaza de la Marina y que ha sido convocada por una plataforma contra los actos militares que se celebrarán en Málaga del viernes al domingo con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Subirá por calle Larios, seguirá por Granada y Molina Larios y volverá a su punto de partida. "En tiempos de crisis sobran los desfiles", dice el slogan de la protesta que incluirá una perfomance callejera que consistirá en un desfile alternativo formado por ciudadanos parados y precarios.

La acampada puede obligar a introducir cambios en la organización de esos actos. El próximo viernes estaba previsto un concierto de música militar en la Plaza de la Constitución, pero ese espacio está ocupado por los indignados. Fuentes del Ministerio del Defensa indicaron ayer a Efe el deseo de incidir "lo menos posible" en el día a día de los malagueños, por lo que según la agencia "se están estudiando escenarios alternativos" al céntrico emplazamiento. Y mientras, en la Plaza de la Constitución siguen las asambleas diarias, la acampada por las noches y las pancartas reclamando una democracia más participativa. Hasta que los indignados consigan cambios, los echen o se cansen...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios