2011 Elecciones Generales

Macias, Erkoreka y Llamazares culpan por igual al PSOE y PP de la crisis

  • Los representantes de CiU, PNV e IU debaten junto a Jáuregui y Gallardón. PP y PNV han pedido que no se caiga en la tentación de ponerse medallas por el fin de ETA.

Los representantes de CiU, Pere Macias; PNV, Josu Erkoreka; e IU, Gaspar Llamazares, en el debate a cinco que se ha celebrado en TVE con motivo de la campaña electoral han culpado por igual a los gobiernos del PP y del PSOE de la crisis económica.

Así, Erkoreka ha recordado que en los años noventa y con un gobierno socialista se instaló en España la idea de que la mejor política industrial "es la que no existe", en tanto que años después, ya con un Ejecutivo del PP, se impulsó una economía "centrada en el ladrillo" y "de esos polvos, esos lodos". Erkoreka ha contrapuesto esas políticas a las que aplicó el PNV en el País Vasco, comunidad que gracias al impulso que se dio a la industria ha podido afrontar mejor la crisis.

Por su parte, el representante de CiU en el debate, Pere Macias, también ha culpado a los anteriores gobiernos de la situación, pero ha pedido que no se pierda el tiempo buscando responsabilidades por la crisis y ha asegurado que sólo con la reactivación económica se podrá crear empleo. Los puestos de trabajo, ha dicho, "no los crea ni el BOE ni una disposición normativa", sino los emprendedores y la economía productiva que, según él, pide créditos para poder llevar a cabo su actividad. Por ello, ha demandado políticas que favorezcan el crédito a las empresas y ha puesto en valor el plan de choque que propone su partido, algunas de cuyas medidas, según ha afirmado, ya las planteó CiU este verano y las han "comprado" PP y PSOE para su programa electoral.

En nombre de IU, Llamazares ha lamentado escuchar tanto en boca del PSOE como del PP "la misma sinfonía", que ha dicho que consiste en defender los ajustes y recortar el gasto público porque, teóricamente, la causa de la crisis ha sido el despilfarro público. Por contra, ha asegurado que el origen de la misma ha sido el despilfarro privado. Llamazares ha reprochado también que se hayan seguido políticas que han llevado a un Estado del "medioestar" y se ha dirigido a los representantes del PSOE y del PP en el debate, Ramón Jaúregui y Alberto Ruiz Gallardón, para hacerles ver que sus partidos han realizado ajustes tanto en el Gobierno central como en el de las Comunidades Autónomas que gobiernan.

Además, ha rechazado que se proponga seguir con esas mismas recetas en un momento en el que los ciudadanos no se fían de los políticos. "¡Ya está bien!", ha enfatizado, antes de instar a un cambio de política que impida a los que más tienen "irse de rositas" porque, a su juicio, son los que han provocado la crisis.

Jaúregui y Ruiz Gallardón han rechazado las críticas del resto de participantes en el debate y se han enzarzado entre sí al comparar la situación económica actual con la vivida en la etapa de los gobiernos del PP. El ministro de la Presidencia ha criticado al alcalde de Madrid por la "nostalgia" que siente del Ejecutivo de José María Aznar cuando la situación actual es bien distinta porque ahora no fluye el crédito ni hay capacidad monetaria. Según Jáuregui, la política económica del PP fue un éxito que se desplomó y que llegó a generar tres millones de parados cuando se dejó de construir vivienda.

Gallardón se ha defendido recalcando que no es nostalgia lo que siente por un gobierno que creó cinco millones de puestos de trabajo, disminuyó el paro juvenil a la mitad y acreditó su credibilidad por saber hacer las cosas.

Llamazares ha terciado en ese cruce de acusaciones y ha vuelto a culpar a PSOE y PP de la situación actual que vive España. Así, ha recordado al Partido Popular que consiguió liquidar el sector público, vender "las joyas de la Corona" y reducir de forma muy importante el gasto social, en tanto que al PSOE le ha reprochado que no se puede "soplar y sorber al mismo tiempo", es decir hacer un ajuste e impulsar de verdad la economía. Al final del bloque sobre economía, se han emitido tres intervenciones grabadas de representantes de los partidos que han integrado el grupo mixto en la presente legislatura.

PP y PNV piden no caer en la tentación de ponerse medallas por el fin de ETA

Alberto Ruiz-Gallardón y Josu Erkoreka han pedido que no se caiga en la tentación de ponerse "medallas" por el anuncio de ETA de dejar la actividad armada.

Los cinco participantes en el debate han aprovechado el tercer bloque del debate, dedicado a la democracia y a las políticas institucionales, a congratularse por el fin de la violencia terrorista, reivindicar el papel de la política en esta nueva situación e invocar la unidad de todos los partidos democráticos a fin de culminar este proceso.

Jáuregui ha recordado que por primera vez en democracia se celebran unas elecciones en paz y libertad, una "victoria de la sociedad, del estado de derecho y de la democracia" a la que, a su juicio, se ha llegado por el esfuerzo de muchas voluntades. El fin de ETA, ha añadido, "no ha caído del cielo", sino que ha habido una política "grande" que ha sido la "constructora de esta paz y libertad". No obstante, ha advertido de que quedan todavía cosas por hacer y ha hecho un llamamiento a todos los partidos para que no haya divisiones y consigan que la paz sea "irreversible". Una tarea en la que el PSOE, ha enfatizado, colaborará, como ha hecho siempre, tanto si continúa en el Gobierno como si está en la oposición.

Este momento de esperanza lo ha compartido Josu Erkoreka, quien ha recordado que ahora se abre un nuevo escenario en el que es necesario trabajar por la concordia. "Más allá de las tentaciones para atribuirse méritos concretos en esta cuestión, me parece importante destacar que (el fin de ETA) es un triunfo colectivo de la democracia sobre la violencia", ha aseverado. Tras felicitarse por ello, el representante del PNV ha considerado necesario que de cara a la próxima legislatura los partidos se comprometan a buscar consensos para evitar "rebrotes futuros" y para que la paz sea duradera e irreversible.

Desde el PP, Ruiz Gallardón ha valorado la "buena noticia" que ha supuesto la decisión de ETA de poner fin a su actividad armada, pero ha opinado que "no es suficiente". Será suficiente cuando se constate la "disolución" de la banda terrorista, ha dicho el alcalde de Madrid antes de asegurar que la sociedad española y la vasca no le deben nada a ETA, sino que son ellos los que mantienen una deuda especialmente con las víctimas. Tras expresar su apoyo a las políticas de consenso en esta materia, Gallardón ha insistido en que en este momento "nadie debería repartirse medallas" porque las únicas que pueden llevarlas son las víctimas y las fuerzas de seguridad. "No es momento de medallas, sino de unidad", ha apostillado.

Por su parte, Gaspar Llamazares se ha felicitado también por el cese de la violencia, una conquista de la sociedad democrática en su conjunto, de los instrumentos del Estado de derecho, de la justicia, de las fuerzas de seguridad y "también de la política". Llamazares ha querido tener un recuerdo a las víctimas de ETA, que merecen justicia, reparación y memoria, pero ha extendido esta consideración a las víctimas del franquismo.

Pere Macias, de CiU, se ha referido también al anuncio de ETA y ha dicho que ahora queda un largo camino que requiere "prudencia e inteligencia", ya que, a su juicio, "no se debe ceder en ningún objetivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios