2011 Elecciones Generales

Rajoy señala a Andalucía como "el motor del cambio político"

  • El candidato popular y máximo favorito para llegar a La Moncloa afirma en Córdoba que lo más conveniente para España es retomar la senda de los gobiernos de Aznar y dejar atrás los de Zapatero

El Partido Popular abrió su campaña electoral durante el mediodía de ayer en Córdoba -horas antes del plazo simbólico de la pegada de carteles- en un acto celebrado en la antigua caseta del Círculo de la Amistad con el empleo de los jóvenes como reclamo principal. Mariano Rajoy, que visitó la ciudad, estableció los ejes de su campaña en una continuidad del que ha sido, hasta el momento, el mensaje del partido, basado en la necesidad de la recuperación de la confianza económica, la austeridad de las administraciones públicas y las reformas internas para recuperar la economía. En ese contexto, el candidato popular a la Presidencia del Gobierno señaló a Andalucía como "motor del cambio", una plaza que tiene que ganarse al PSOE -según la estrategia popular- ya que es "la región que más ha sufrido las decisiones de los socialistas".

Rajoy, acompañado de Javier Arenas -presidente andaluz del PP- y José Antonio Nieto -alcalde de Córdoba-, realizó un discurso de prudencias y cautelas ante lo que los populares se les viene encima. "Será una tarea ingente, enorme, que exigirá de competencia, moderación, coraje, diálogo, entendimiento", afirmó. La clave, aseguró el favorito de las encuestas a presidir el gobierno, es establecer una línea de austeridad en las Administraciones públicas, que tienen que realizar el mismo recorrido de recortes que ya efectuaron las empresas privadas y las familias. A cambio, facilidades fiscales y menos impuestos directamente vinculados a la actividad económica como la reducción del impuesto de sociedades a la reinversión de beneficios o la creación de puestos de trabajo.

Rajoy expuso un escenario en el que es Partido Popular sí o sí. "Ya no es una cuestión partidista", dijo el candidato a presidente del Gobierno refiriéndose a las elecciones del 20 de noviembre, que son el acto partidista por antonomasia. En el discurso de arranque del líder popular salieron los datos de paro del segundo peor noviembre de la historia de las estadísticas. Según Rajoy, esto ya no es una cuestión entre PP o PSOE sino que la única oportunidad que tiene España de remontar la crisis económica es propiciando un cambio político que permita retomar el programa de gobierno que los populares ejecutaron en la etapa de José María Aznar. "Lo único que no le conviene a España es seguir con una gente que no ha estado a la altura de las circunstancias", aseguró Rajoy. El líder del PP sostuvo que "con esta gente" -en referencia a la cúpula del PSOE- "es imposible recuperar la confianza".

El discurso del PP mantiene que el empeoramiento de los servicios públicos no es sino una consecuencia "del peor enemigo de las políticas sociales, que es el que no sabe gestionar la economía". Javier Arenas aseguró que Andalucía "ya está" como Castilla-La Mancha a raíz del préstamo de los colegios de farmacéuticos para adelantar el dinero. Rajoy mantiene que la única receta es "tener un plan" frente a lo que considera como bandazos del PSOE , "sin frivolidades". El PP no promete crear empleo directo ligado a la Administración sino generar un ambiente favorable a la inversión y a los beneficios empresariales.

El mitin de Rajoy fue casi monotemático -con una leve alusión a ETA para la que prometió "ley y Estado de Derecho- y con guiños a los cinco millones de parados, a los autónomos y el pequeño empresario (prometiendo medidas que faciliten el acceso al crédito y a la financiación), a los jóvenes (a quien propuso que la FP se realice en las empresas con un contrato dual de formación a partir de 15 años) y al sector agrario, al que garantizó la recuperación de un ministerio propio en la línea de defensa de los intereses españoles "como la que sostuvieron Loyola de Palacio y Miguel Arias".

Rajoy felicitó calurosamente a Javier Arenas y a José Antonio Nieto por el trabajo político realizado. Puso el ejemplo de Córdoba como un lugar donde es posible cambiar la orientación del voto tradicional. De hecho, el candidato a la Presidencia del Gobierno pidió el apoyo de las personas que han optado por otras fuerzas políticas en otras elecciones en un guiño inequívoco por querer pescar en el caladero de los desencantados del PSOE. El alcalde aseveró que el programa popular de gobierno en el Consistorio responde a lo que Rajoy y Arenas harán cuando lleguen al poder. Los brotes verdes, dijo el presidente andaluz del PP, son precisamente los triunfos electorales de su partido en lugares donde, tradicionalmente, el partido nunca había tenido posibilidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios