2015 Elecciones Generales

Albert Rivera elude pronunciarse si quiere izquierda o derecha

  • El líder de Ciudadanos visita el Congreso y evita responder si le gusta más el lugar de Rajoy, Súarez y Aznar o el de González y ZP

¿Izquierda o derecha? ¿Dónde se sentaría Albert Rivera si llega a ser presidente? No, no hubo respuesta a ello. El candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, arrancó ayer aplausos y hasta lágrimas de emoción en su primera visita al salón de plenos del del Congreso, donde ha acudió con motivo de las jornadas de puertas abiertas. Rivera llegó envuelto en una nube de periodistas y, tras saludar al presidente del Congreso, Jesús Posada, que lo esperaba en el pasillo, hizo un breve recorrido por algunas dependencias del Congreso antes de entrar en el hemiciclo. A su llegada, fue recibido con tímidos aplausos por parte de los ciudadanos que estaban visitando la Cámara quienes, al percatarse de su presencia, sacaron sus móviles y cámaras de fotos para retratarle.

Mientras Rivera concedía una entrevista a RNE en el centro del hemiciclo, la expectación iba en aumento, si bien hubo unos minutos en que tuvo que compartir protagonismo con la portavoz de UPyD, Rosa Díez. Cabe recordar que Rosa Díez y Albert Rivera estudiaron hace un año la posibilidad de concurrir juntos a las elecciones autonómicas y municipales del pasado mes de mayo pero, después de dos meses de negociaciones, al final no llegaron a ningún acuerdo porque las diferencias entre UPyD y Ciudadanos se tornaron insalvables.

Al término de su entrevista radiofónica, Rivera recibió un gran aplauso por parte de los ciudadanos, a los que respondió con un saludo general y a los que deseó que disfrutaran de la visita a la sede de la soberanía nacional. El presidente de Ciudadanos charló con un hombre en silla de ruedas que estuvo esperando pacientemente a que concluyera con sus compromisos y con otro, procedente de Tarragona, que gritó "Visca Cataluña, Visca España", exclamaciones que Rivera recibió con una sonrisa. Pero, durante su visita al Congreso, el líder emergente también vivió un momento emotivo mientras se hacía fotos con algunos ciudadanos. Uno de ellos, de avanzada edad, rompió a llorar al verle y lo hizo tras confesarle que le iba a votar.

Este episodio ocurrió minutos después de atender una vez más a los medios de comunicación, que le preguntaron dónde le gustaría sentarse en el hemiciclo la próxima legislatura, si a la izquierda o a la derecha. Rivera respondió que le daría igual, porque lo que él quiere es que "España vaya hacia delante, no hacia la izquierda o hacia la derecha". "Por suerte no lo elijo yo, lo eligen lo españoles, así que espero que nos sitúen en el banco del Gobierno y si no estaremos en la oposición cumpliendo con nuestras obligaciones", dijo. A pesar de la insistencia de los periodistas, el dirigente de Ciudadanos no reveló en qué parte del hemiciclo le gustaría tener su escaño. "España necesita un cambio, que pasa por decirle a la vieja izquierda y a la vieja derecha que el nuevo centro también puede ganar las elecciones", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios