2015 Elecciones Generales

Iglesias se pone corbata para agradecer "al pueblo" los avances sociales: "Con vosotros sí, todo el respeto"

  • Enarbola sus alianzas territoriales con Beiras, Colau y Oltra para vender su reforma constitucional y buscar la "remontada"

El secretario general de Podemos y candidato a la Moncloa, Pablo Iglesias, ha reivindicado este domingo, en un acto en el que se ha servido del tirón de sus socios en las alianzas territoriales como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra o el líder de Anova, Xosé Manuel Beiras; para hacer una demostración de fuerza y vender su reforma constitucional. Además, lo ha hecho con corbata, para mostrar su "agradecimiento" y "respeto" a la ciudadanía. 

"Hemos ido al homenaje a la Constitución en el Congreso, y allí sin corbata, pero con vosotros sí, todo el respeto de la corbata compañeros y compañeras", ha proclamado, tras defender que fue "el pueblo" el responsable de los avances sociales en España, y no las "élites políticas y económicas" que han convertido la Carta Magna en "papel mojado". 

Podemos ha celebrado este domingo, Día de la Constitución, un acto simultáneo en cinco ciudades diferentes -Madrid, Las Palmas, Barcelona, Valencia y Santiago-- bajo el lema 'Gracias 1978, hola 2016' para reivindicar la Constitución pero reclamar al mismo la necesidad de someterla a una reforma profunda, basada en cinco ejes, que ya son "grandes acuerdos en la sociedad", según ha defendido Iglesias. 

Estos cinco ejes que propone Podemos para reformar la Constitución son los que han servido para estructurar el acto. Así, el de Madrid, protagonizado por el propio Iglesias, llevaba por lema Un país con democracia, enlazando de este modo con la primera de las "garantías constitucionales', que incluye, entre otras cosas, reformar el sistema electoral y mejorar los mecanismos de participación ciudadana. 

"Estamos orgullosos de ese pueblo que logró imponer que la riqueza esté subordinada al interés social", ha afirmado Iglesias cuando ha tomado la palabra, tras defender que "la Transición no empieza en el 75, sino en el 62, cuando la clase obrera se organiza y empieza a escribir el principio del fin de la dictadura". "No le vamos a regalar esos éxitos a los señores encorbatados que convirtieron esos acuerdos en papel mojado. Esta es la victoria de nuestros abuelos, abuelas, padres y madres", ha remachado. 

"El 6 de diciembre, el espíritu constituyente tiene que estar en la calle, tiene que estar en las plazas. En este país existía un pacto, que mal que bien aseguraba que el hijo de una familia de trabajadores, si se esforzaba, podría llegar a la universidad. Ese gran acuerdo lo convierten en papel mojado las élites políticas y económicas", ha insistido.

Aunque el acto tenía como objetivo exponer la reforma constitucional que propone Podemos, una de las palabras más escuchadas ha sido la de "remontada", uno de los principales lemas de Podemos de esta campaña, que niega haberse estancado en un cuarto puesto, como señalan las encuestas. De hecho, esta ha sido una de las consignas que han coreado las cientos de personas que esperaban dentro del Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes cuando Iglesias ha aparecido en el escenario, acompañado por algunos de sus colaboradores más próximos. "Se siente, se siente, Pablo presidente", ha continuado un público entregado. 

En el que ha sido uno de sus discursos más enérgicos de los últimos meses, Iglesias ha proclamado, prácticamente gritando, que "ya huele a remontada". "Se siente. Se huele en las calles, en los bares, en las plazas", ha defendido. "Remontada, remontada", ha respondido el público, sin dejar apenas a Iglesias terminar su discurso, que ha concluido su intervención alegando a la necesidad de "construir un futuro de fraternidad". "Sí se puede. Remontada", ha finalizado, desatando los aplausos y los gritos de los asistentes.

Durante la intervención de Iglesias también han sido constantes sus alusiones a la necesidad de garantizar en la Constitución la "plurinacionalidad" de España para que realmente sea "un país de países". "Estamos construyendo fraternidad", ha reivindicado,  "Quiero ser el presidente de una España que escuche, que asuma la fraternidad y la pluralidad de voces", ha enfatizado cuando ha tomado la palabra en último lugar, tras conectar con las otras cuatro ciudades que conformaban este acto simultáneo, con las que ha podido hacer gala de los pactos alcanzados, por ejemplo, en Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana. 

Así, la primera conexión ha sido con Las Palmas, donde la candidata al Congreso, la juez Victoria Rosell, se ha encargado de defender el eje que pasa por reforzar la independencia  judicial. "Lo llaman democracia y no lo es porque no garantiza los derechos fundamentales de toda la ciudadanía. Vivimos en un Estado que no ha cumplido con su propio derecho", ha sentenciado. 

La segunda parda ha sido Santiago. Desde allí, el líder de Anova -integrante de la coalición En Marea en la que concurre Podemos--, Xosé Manuel Beiras, ha defendido "el derecho a decidir" y la necesidad de reconocer en la Constitución la plurinacionalidad de España, los dos "garantías" fundamentales del eje que apuesta por reformar el modelo territorial. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios