2015 Elecciones Generales

El PP se presenta como ejemplo de estabilidad por su experiencia

  • La campaña de los populares apela a la trayectoria de Mariano Rajoy frente a unos contrincantes recién llegados a la política

El Partido Popular sabe que se la juega el 20 de diciembre y que si quiere seguir gobernando necesita ganar con una ventaja que los demás no puedan cuestionar. Y ha decidido apostarlo todo a la experiencia. Un candidato con historial, un equipo competente, un ejecutivo con resultados... Expresiones que se repetirán hasta la saciedad en la campaña popular.

La estrategia es hacer llegar al votante la idea de que los rivales de Mariano Rajoy son unos principiantes y que cualquier partido que no sea el PP no puede gobernar. Es también una llamada a la sensatez, puesto que se postulan como la única opción con cordura y dan a entender que sólo con el PP España se asegura el orden, la unidad, el desarrollo económico y el empleo.

Y siempre bajo el paraguas de la experiencia. Un reclamo que el PP considera adecuado para que Rajoy se mid con sus jóvenes y telegénicos contrincantes. Sobre todo con Albert Rivera. El PP sabe que si quiere seguir gobernando tendrá que negociar con Ciudadanos, pero hasta que se dé esa coyuntura los populares tienen que pelear con el líder emergente por miles de votos que según las encuestas les está quitando.

Eso sí, a la hora de dirigir los ataques, se lleva muchos más palos el PSOE. Los populares se afanan en presentarlo como el adversario "de referencia". En palabras del director de campaña, Jorge Moragas, el único rival de verdad a batir.

No se creen esas encuestas que sitúan a PP, PSOE y Ciudadanos en un triple empate o que colocan al partido de Rivera por delante de los socialistas. En el PP manejan otros datos. Y admiten que la coyuntura política les está siendo favorable. Así, reconocen que el desafío soberanista catalán y la respuesta del Gobierno ha hecho que el partido sume más apoyos. También aprecian una mejora en la intención de voto tras los atentados de París y la decisión de Rajoy de dialogar con todas las fuerzas políticas sobre la respuesta en la batalla contra el terrorismo yihadista, que cifran en dos o tres puntos.

Todo ello unido a su convencimiento de que la percepción sobre la mejora económica ya ha calado y la corrupción, que tantos quebraderos de cabeza les ha dado durante la legislatura, ya no es un factor que les esté haciendo perder más votos.

En este momento, el PP cree que cuenta ya con el 28% de los votos -unos 130 escaños-, según fuentes consultadas. Y en cualquier caso todos los dirigentes del partido insisten en que serán la fuerza más votada con una diferencia de al menos cinco puntos sobre la segunda, que siguen insistiendo, es el PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios