2015 Elecciones Generales

Provincias en la sombra

  • Un vistazo a las circunscripciones andaluzas que ninguno de los candidatos a la Presidencia visitará

El sistema de reparto de escaños español sombrea una buena parte del territorio y convierte circunscripciones en prácticamente intrascendentes. 17 provincia aportan el 70% de los diputados; el resto de las provincias ven la campaña por televisión y su poder de decisión es relativo. En Andalucía esto ocurre básicamente con cuatro provincias: Jaén, Córdoba, Huelva y Almería, feudo de los grandes partidos por la ley electoral y donde los pequeños partidos tienen muy difícil lograr representación. Ninguno de los candidatos a la presidencia pisará estas provincias en su autobús de campaña. El motivo es sencillo: se la juegan en las grandes circunscripciones y ésas, en Andalucía, son Sevilla y Málaga y, en menor medida, Cádiz.

Los 2.701.244 habitantes que tienen estas cuatro provincias pesan menos que los casi dos millones de habitantes que tiene la provincia de Sevilla. La serie histórica así lo demuestra. En la última legislatura estas provincias aportaron 23 diputados. Ganó el PP enviando 13 a Madrid, mientras que el PSOE envió 10. En estas elecciones sólo enviarán doce, ya que Jaén pierde un escaño. Serán los mismos que envíe Sevilla, con casi 700.000 habitantes menos que las cuatro provincias juntas.

En Jaén PP y PSOE se reparten los escaños desde 1982. En la última legislatura hubo empate a tres. Como Jaén ha perdido un escaño, no será posible el empate el 20-D. Sin embargo, Jaén podría ser una provincia simbólica. Cuando PP y PSOE empatan (96-2000-2011) gana las elecciones el PP. Si saca más el PSOE, gana el PSOE. El CIS dice que ganará el PSOE si no le quita un escaño Ciudadanos. Si es así, habrá empate. Eso es lo que se juega en Jaén Pedro Sánchez, que sólo irá en Andalucía a Málaga y a Sevilla.

Al igual que en Jaén, en Almería se reparten desde 1982 los seis escaños de la provincia las dos grandes fuerzas. Los resultados no pueden diferir mucho. En las elecciones de 2011 la victoria del PP fue abrumadora, 57% a 29%, casi 30 puntos. El reparto fue 4 a 2. En 2008 ganó el PP por siete puntos, una victoria holgada, y se repartieron tres escaños cada partido. Es decir, hasta ahora todo lo que no fuera una paliza abocaría a Almería a tres escaños de PP y tres del PSOE. Sin embargo, el CIS da por hecho la entrada de Ciudadanos y no se atreve a decir cómo se repartirán (en un 3-2 seguro) los otros cinco escaños. El PP considera que los tres, por lógica, serán suyos (basta con ganar por un poco y el PP casi siempre gana en Almería), por lo que no se ha considerado que Rajoy acuda, y dará la batalla en Cádiz y Málaga. Ni siquiera Sevilla.

En Huelva, al tener cinco diputados, se da una situación distinta a la de Almería, y aunque exista un empate técnico, como en 2011, cuando el PP sólo ganó por tres puntos, siempre habría un 3 a 2. Para alcanzar un 4 a 1 sería necesaria una paliza sociológicamente imposible en esta provincia. De la dificultad de meter baza sabe IU, que logró en el año 96 más de un 10% de los votos y se quedó fuera. En Sevilla, sin embargo, IU suele enviar un diputado a Madrid con menos de un 9% de los votos. Una vez más, el CIS avisa que Ciudadanos sí que va a romper ese techo e irrumpirá holgadamente (esto supone más de un 15% de los votos) y los otros cuatro escaños se repartirán dos y dos. Es una de esas provincias con los resultados más cantados, por lo que Albert Rivera prefiere batallar el segundo diputado de Granada que le pronostica el CIS. De hecho, será el único candidato con acto en Granada. Además, irá a Maálaga, Sevilla y Cádiz.

En Córdoba Izquierda Unida siempre había tenido representación hasta que se rompió esa tendencia en 2004 y ya aparece fuera del reparto de los seis diputados, aunque siempre ha estado por encima del 10% de los votos. Esa tradición de izquierdas parece que la heredará, según el CIS, Podemos, que lograría un diputado, al igual que Ciudadanos, abocando a los dos grandes partidos al empate a dos. Parece tan inamovible que Pablo Iglesias prefiere pelear diputados en las grandes circunscripciones de Málaga y Sevilla, más un guiño a Cádiz, donde hay un mayor caladero de escaños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios