2015 Elecciones Generales

Susana contra el tendedero

  • Díaz pide que los socialistas andaluces lleven a Sánchez a la Moncloa y asegura que a Rajoy le importa más el fútbol que los temas importantes

Susana Díaz inició ayer la campaña socialista en Málaga y, a tenor de los aplausos, vítores y elogios de las 1.400 personas que llenaron una de las salas del hotel NH en esta capital, parecía que la candidata a la Presidencia del Gobierno era ella. De hecho, el nombre de Pedro Sánchez no salió prácticamente hasta el final, en la intervención de la propia presidenta de la Junta. "Vamos a arrancar una de las campañas más abiertas. España necesita y merece una oportunidad y no tengáis ninguna duda de que los socialistas andaluces vamos a llevar a Pedro a la Moncloa", aseguró. Según Díaz, el candidato socialista a la Presidencia es una persona "comprometida" y subrayó que "todo va a ser más sencillo y vamos a ir a más velocidad" si gobierna el PSOE. "Queremos que gane Pedro para tener un Gobierno en Madrid que escuche a Andalucía", añadió porque, en su opinión, el Gobierno del PP castiga a esta comunidad. "Nunca le salen las cuentas con esta tierra. Ni con los modelos de financiación, ni con la atención a la dependencia o con el Fondo de Liquidez Autonómica".

Ante tanto aplauso Díaz estuvo en su salsa. Incluso no se le vio especialmente incómoda cuando fue increpada por estudiantes de la escuela de hostelería La Cónsula, trabajadores del 061 o intérpretes de lengua de signos. Curiosamente, a apenas un kilómetro estaba Mariano Rajoy paseando plácidamente por la calle Larios.

Centró sus pullas en Rajoy -los candidatos locales se encargaron de criticar al resto de partidos- y tiró de gracejo para denunciar su dificultad para gobernar en Andalucía. Recordó que cuando empezó en política se hablaba de la pinza entre PP e IU para desbancar al PSOE e indicó que, en estos momentos, "no tengo una pinza sino un tendedero entero intentado evitar que gobierne en Andalucía y frente a eso siento mucha más responsabilidad porque no le puedo defraudar a la gente que me ha votado". Ese tendedero se repetirá en el Congreso de los Diputados y habrá que ver en qué posición se sitúa el PSOE.

Díaz basó buena parte de su discurso en la defensa de la sanidad pública asegurando que "no la vamos a dejar caer porque es el logro más grande de los socialistas". También renegó del copago, incluso reembolsable, "porque se grava a los de siempre". El trabajo fue otro de los puntos estrella. Dijo que "no hay nada que llene más a un socialista que crear empleo", que la reforma laboral del PP es "cruel" y que no duerme tranquila pensando que la gente lo está pasando mal.

Y tras los grandes temas, leña otra vez a Rajoy. Le acusó de tomarse "a cachondeo" asuntos importantes para la ciudadanía e interesarse más por Ronaldo o por Cheryshev, y le auguró que a partir del día 20 "va a tener mucho tiempo para ver el fútbol". Sobre Cataluña, más de lo mismo. "Rajoy no ha movido un músculo hasta que los independientes no le han llegado a las barbas y ahora quiere ser en 15 días el presidente que no ha sido en cuatro años. Lo de indolente no le ha salido a la gente solo", ironizó. Las risas de los asistentes aún resuenan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios