2015 Elecciones Generales

Cuando lo importante es participar

  • Granada presenta once candidaturas al Congreso y al Senado, tres menos de las que hubo en 2011 Repiten agrupaciones de cáracter social como PACMA y Por un Mundo Más Justo

A simple vista parecen la viva imagen de la derrota. Los que ni siquiera una casa de apuestas invitaría a la partida porque, a todas luces, es imposible que den el campanazo por minúsculo que sea ese logro. No hay lugar para el milagro en la política. Aunque realmente es una derrota con muchos matices. Una derrota que en realidad sabe a victoria. Por lo pronto, el primer éxito es figurar, pasar el filtro de la Junta Electoral Provincial y haber conformado una candidatura para el 20 de diciembre. A partir de ahí, lo que toca es pelear dignamente por unas ideas con muchos menos medios que los partidos tradicionales y los que emergen. Ese es el balance positivo para algunas de las formaciones minoritarias que completan las once listas que los granadinos podrán votar el próximo 20-D, tres menos de las que se presentaron en 2011.

Algunas de las que no aparecen por los 'papeles' no son tan minoritarias, pero las encuestas las meten el vagón de cola. No es el caso de UP-IU que, a pesar de no pasar por su mejor momento, sigue arrastrando una masa de apoyos importantes y por tradición y representación merece, al menos, estar considerada junto a los primeros espada. Aunque sí entraría en esa clasificación UPyD, que parece destinado a perder su representación parlamentaria después del 20-D. En Granada, la formación magenta presenta a Fernando Gracia Climent, que fue elegido como cabeza de lista en elecciones primarias y sin avales por los afiliados de la formación. Según Gracia Climent, UPyD "sigue apostando por políticas del Manifiesto Fundacional de 2007, políticas que ninguno de los partidos existentes llevaban en su agenda política y ahora sí, como las de transparencia, regeneración democrática".

Más reciente es la fundación deVOX, un partido que se creó a finales de 2013 como esperanza de la ultraderecha española al albor de un mensaje que empezó a resurgir en Francia y Grecia. Pero, mientras el Frente Nacional sí empieza a obtener representación en el país vecino, VOX parece muy lejos de 'recuperar' un electorado que ocupa un espectro similar al que tenía Falange, que esta vez no se presentará por la circunscripción granadina al no haber conseguido las firmas suficientes . VOX presenta como cabeza de lista por Granada al Congreso a una mujer, María Loreto García-Valdecasas, mientras que al Senado concurre Ignacio Nogueras, que ya fue el candidato en las pasadas elecciones municipales. Radicalmente opuesto al ideario de VOX es el de el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), cuyo número uno según figura en el BOE es Sergio Aranda, aunque la actividad del partido a nivel de política local parece casi 'clandestina' a tenor de lo visto.

Sí muestran dinamismo las otras tres agruaciones de tinte social que completan las candidaturas. Una de ellas es la de Por un Mundo Más Justo (PUM+J), que lleva once años en liza a raíz de las acampadas del 07. Su candidato provincial es el joven Juan Burgos, quien indica que lo más importante de presentarse es "dar la posibilidad de hacer un voto en conciencia porque a mí me costaría decidir a qué partido votar, ya que no hay ninguno que se centre en lo fundamental". A su juicio, eso que diferencia a PUM+J es "nuestra intención por ver más cerca el fin de la desigualdad en el mundo y que se garanticen los derechos humanos". Una visión internacionalista que quieren trasladar al conjunto de la sociedad y que les lleva a presentarse para "darnos a conocernos cada vez más", pese a que reconoce "lo complicado" que es formar una lista por la ley de avales impuesta por PP y PSOE. "No hay mayor denuncia que comunicar la esperanza" es el lema de un partido consciente de que "tenemos más votos de los que por conocimiento de la gente de nuestro partido deberíamos tener porque el nombre llama la atención".

Un partido que no renuncia a su "esencia" con confluencias electorales, al igual que el Partido Animalista (PACMA), que, en palabras de su candidato granadino Carlos Alba, "no hay otro partido que luche por los animales y los que están más cerca se quedan cortos porque tienen intereses en la caza o la tauromaquia". En cualquier caso, PACMA vive con la ilusión de "seguir creciendo"-se presentan en todas las circuscripciones- para obtener representación algún día y "poner en la mesa un debate" que nadie más lleva en su programa. Carlos Alba sí nota cada vez más "una conciencia social" para que PACMA se cuele en las instituciones y su objetivo no sea sólo el de participar en la 'fiesta de la democracia' como también lo hace Recortes Cero-Grupo Verde que cierra la lista en Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios