2015 Elecciones Generales

El viejo rockero vuelve a 'su' provincia

  • Rubalcaba reaparece con un mitin en Jerez donde reivindica la historia del PSOE en defensa de la igualdad y los derechos sociales "Rajoy ha gobernado solo para los más fuertes", sentencia

Hace 14 meses, Alfredo Pérez Rubalcaba dejó su escaño en el Congreso de los Diputados, su última responsabilidad política antes de volver a la Universidad Complutense de Madrid para impartir clases de química. Desde entonces, ha estado en la reserva aunque a disposición de un partido que ahora le ha reclamado para que refuerce el discurso socialista con su presencia en estos días de campaña. Días atrás, la formación anunció que estaría en "ocho y nueve mítines" en la quincena previa a las elecciones y entre ellos estaba el celebrado ayer en Jerez, un guiño a la que durante una legislatura fue 'su' provincia -en 2008 concurrió al Congreso como cabeza de lista por Cádiz-.

Rubalcaba no requiere de gesticulaciones ni de elevaciones de voz para que su discurso enganche desde el primer momento; lo logra simplemente con un tono didáctico y la contundencia que aporta su extenso currículum político -no en vano, ha sido casi de todo, vicepresidente del gobierno, ministro, jefe de la oposición, secretario general de su partido, candidato...-. Aunque retirado, sigue siendo uno de los grandes valores del PSOE y lo corrobora que ayer fuera el aliciente que hizo llenar una sala, no muy grande eso sí, del hotel Sherry Park en un mitin celebrado a mediodía en pleno puente festivo.

Ayer se reencontraba con una provincia que no le es ajena. Volvía, además, a ver a una compañera de grupo parlamentario durante años, Mamen Sánchez, -"me alegré mucho cuando me enteré que ibas a ser alcaldesa de Jerez", le comentó- y se sorprendió de la "fuerza" del discurso de la secretaria provincial, Irene García - "siempre me pareciste magnífica y ahora has mejorado", le dijo-. Rubalcaba demostraba que es un viejo rockero de la política nacional al que los suyos respetan por lo que ha sido y por lo que aún puede aportar a un proyecto político necesitado aún de verdaderos líderes.

Su discurso se centró en las líneas marcadas por el PSOE: la igualdad, los recortes, la reforma de la Constitución para hacer de España un estado federal y las críticas a Ciudadanos por su "parecido" con el PP. Como le precedieron tres mujeres en su intervención (Mamen Sánchez, Miriam Alconchel e Irene García), comenzó su intervención advirtiendo que ha aumentado la desigualdad entre hombres y mujeres en muchos ámbitos, especialmente en el laboral. "Las mujeres tienen que ser el centro de nuestras políticas", sentenció.

Acto seguido, Rubalcaba apeló a la historia del PSOE, "el único partido que no ha cambiado de nombre en más de 135 años de historia". Lo resumió de la siguiente forma: "Ha habido partidos que aparecieron y desaparecieron; UCD y CDS desaparecieron; el PP era antes AP, que cambió para hacer desaparecer sus cuentas; apareció UPyD y ahora lo lleva crudo; el PCE se maquilló en IU; y ahora hay dos fuerzas nuevas, Ciudadanos y Podemos; pero el único que no ha cambiado ha sido el PSOE y seguimos teniendo los mismos principios y valores, los de igualdad, justicia y libertad".

Sobre Podemos, se refirió a su líder, Pablo Iglesias, reprochándole que niegue que no existan ya ni las izquierdas ni las derechas. "Cerrar hospitales es de derechas y poner más camas es de izquierdas; quitar becas es derechas y aumentarlas de izquierdas;...; claro que hay una izquierda y una derecha", comentó. También criticó una de las propuestas estrella del programa de Ciudadanos -el contrato laboral único- que, a su juicio, es "el paroxismo de la precariedad laboral".

Tampoco faltaron las referencias al presidente del Gobierno y candidato del PP, Mariano Rajoy al que le acusó de haber legislado para los "más fuertes y contra los más débiles". "Ha aprovechado la crisis y la mayoría absoluta para cargarse la negociación colectiva en beneficio de los empresarios; el sistema educativo para favorecer a los colegios privados; la sanidad universal, que nunca les gustó; la universidad imponiendo un modelo de tasas más altas y becas más cortas, abarataron los despidos, ...".

Para acabar, el ex líder de los socialistas se refirió a otro los pilares del programa electoral socialista, la reforma de la Carta Magna. En ella, abogó por la necesidad de un pacto "entre territorios para poder seguir viviendo juntos" ya que "la mejor forma de defender la Constitución es reformarla con consenso". Y un consejo final a los militantes. A ellos les reclamó que trabajen para convencer a los indecisos, el verdadero reto de esta campaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios