Yanim Cohen, ministro consejero de la Embajada de Israel en España

"La cultura tiende puentes y la política molesta un poco"

"La cultura tiende puentes y la política molesta un poco"

"La cultura tiende puentes y la política molesta un poco"

-Lo ha invitado la Asociación de Amistad Andalucía-Israel...

-Es que Andalucía es la que mejor representa esta historia común, de mucho tiempo, aunque hace treinta años que restablecimos relaciones diplomáticas.

-¿No se pone demasiado énfasis en el pasado romano o árabe de los españoles en detrimento del pasado judío?

-La Fundación Tres Culturas pretende precisamente no sólo destacar esas tres culturas, sino tender puentes entre ellas.

-¿Se normalizaron las relaciones en treinta años?

-Son unas relaciones muy fluidas. En el comercio bilateral entre ambos países, estamos hablando de dos mil millones de dólares anuales, con un superávit muy importante para España, lo que es para nosotros un desafío. 350.000 turistas israelíes vienen cada año a España. Con las cifras del turismo en Andalucía, no parecerá muy significativo, pero uno de cada veinte israelíes viene todos los años de turismo a España. No vienen sólo por el fútbol o las playas, que también las tenemos nosotros; vienen fundamentalmente por la historia común, por encontrar su pasado en las calles de Sevilla, Córdoba y Granada.

-¿Hay acercamiento?

-Ha sido fundamental una ley aprobada en el Congreso de los Diputados que permitirá a los descendientes de los sefardíes expulsados en 1492 obtener la ciudadanía española. Aunque estamos hablando de algunos miles, ese valor simbólico de la ley es muy importante en mi país.

-Hay un abundante turismo religioso de españoles a Tierra Santa...

-Por la situación que se vive en Oriente Medio, hay quien piensa que la religión es un obstáculo, un ingrediente al conflicto. Es al contrario.El diálogo entre los líderes de las tres religiones monoteístas es fundamental para la paz.

-¿La globalización ha universalizado el conflicto?

-Ha crecido la radicalización y el terrorismo yihadista.

-¿Cuál fue su itinerario?

-Mi primer destino diplomático fue Bogotá. Tuvimos ocasión de trabajar con ex guerrilleros y paramilitares para favorecer el proceso de paz en Colombia. Después estuve en Berlín, un destino de mucha carga por la relaciones entre Alemania y el pueblo judío. Volví a Jerusalén, al gabinete del ministro de Asuntos Exteriores. Y llevo un año y medio en Madrid.

-¿Con qué perspectiva?

-Muchos desafíos y un potencial enorme.

-¿Qué percepción tienen de España los niños israelíes en el colegio?

-Se dividen entre seguidores de Messi y de Ronaldo. Según una reciente encuesta, en Israel un 71% está con el Barça y un 29% con el Madrid. Son miles los israelíes que cada fin de semana vienen a ver al Madrid y al Barcelona.

-¿Todo acabó en 1492?

-Un judío converso financió el primer viaje de Colón. A los dos países nos unen las dos orillas del Mediterráneo.

-¿No es curioso que Franco y cierta izquierda simpatizaran con lo árabe y desdeñaran lo judío?

-Las relaciones las normalizan en 1986 dos socialistas, Felipe González y Simon Peres. La izquierda española ha sido respetuosa con Israel; los últimos años, el sector más radical ha mantenido posturas de romper el diálogo y defender el boicot. Mi país es abierto y pluralista y considera legítimas las críticas, pero dentro del diálogo.

-¿Su primera visión?

-La España moderna que surge en los Juegos de Barcelona 92.

-Se apellida como Albert Cohen, autor de Bella del Señor. Y Leonard Cohen.

-Dicen que era el apellido de los sacerdotes del templo de Jerusalén.

-¿La extremeña Hervás es el modelo?

-Hay una red de ciudades españolas con juderías.

-El comisario de la Expo, el diplomático Emilio Cassinello, preside la Fundación Toledo por la Paz...

-El vicepresidente es el ex ministro y embajador en España Shlomo ben Amí.

-¿Es su tierra prometida?

-España es la edad de oro del pueblo judío. Por eso la cultura tiende puentes y la política molesta un poco.

-¿De dónde es su gente?

-Mis abuelos venían de Yemen, Iraq y Egipto. Los abuelos de mi esposa llegaron de Hungría. Supervivientes del Holocausto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios