Entrevistas

La esperanza ante una nueva era

l Más de dos millones de personas asistieron ayer en Washington al juramento de Obama en lo que se convirtió en la toma de posesión más populosa de un presidente de los Estados Unidos. También una de las que más esperanzas ha levantado. Muchos de los asistentes no pudieron disimular la emoción que les producía ver el juramento de un presidente negro ante el Capitolio. Arriba, su esposa, Michelle, saluda a a Kezia Obama, una de las mujeres que estuvo casada con el padre del actual presidente de los EEUU. La esposa de Obama lució un traje de color pistacho dorado diseñado por la cubana Isabel Toledo, que ya la ha vestido en varias ocasiones. Aretha Franklin (abajo, a la derecha) interpretó Let Freedom ring, y como es tradicional, el presidente saliente, George W. Bush, dejó la capital al final de la ceremonia y cerró uno de los mandatos más polémicos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios