Carmen Pellicer iborra, pedagoga, teóloga y escritora Fundación Trilema

"Un profesor motivado no es suficiente para educar con éxito"

"Un profesor motivado no es suficiente para educar con éxito" "Un profesor motivado no es suficiente para educar con éxito"

"Un profesor motivado no es suficiente para educar con éxito" / f.t.

Comentarios 3

-¿Qué propone su Fundación Trilema para enseñar matemáticas y ciencias?

-Lo más importante es contextualizar esas materias en la experiencia que los niños tienen en su entorno más próximo, que encuentren la relación entre lo que aprenden y la vida real. Es importante porque la metodología tradicional ha hecho una enseñanza muy mecánica, muy memorística y muy descontextualizada. Eso no les ayuda a motivarse para aprender.

Disfrutar con lo que hace, sacar lo mejor de cada alumno y estar al día en innovación educativa son claves"

-¿Y para la lectura?

-Un plan lector con un mínimo de 30 libros cada año. Tenemos una hora todas las semanas en todos los cursos donde los niños empiezan a leer con animación lectora, se les ayuda. La lectura estimula la comprensión y la imaginación. El amor por la lectura es clave, primero en papel, y ya en edades avanzadas, con dispositivos digitales.

-¿Recomienda libros especiales?

-Soy más partidaria de que en los años de iniciación a la lectura los niños elijan libros que correspondan a su edad, a sus intereses e incluso a modas. El fenómeno de Harry Potter con mis hijos me enseñó mucho: niños que no eran grandes lectores y devoraban aquellas historias. Una buena historia engancha y hay que lograr que se enganchen para que luego lean espontáneamente otras cosas más densas con otro tipo de intereses.

-¿La mayor asignatura pendiente de España para progresar en educación?

-Un pacto educativo que serene el ambiente y deje que los expertos y técnicos educativos pensemos y busquemos las mejores maneras, y no los políticos. En España hay muy buenas escuelas y maestros. Necesitamos cabeza, buena legislación, buena reflexión e inversión adecuada para un proyecto potente de mejora, porque el fracaso escolar y las tasas de abandono escolar son totalmente inaceptables.

-Llevamos muchos años hablando de un pacto que nunca llega...

-Sí, en este momento ha vuelto a enfriarse ese debate. La sociedad tiene que presionar. Nuestro futuro depende de la educación en las aulas.

-Dígame las tres claves de la innovación educativa en todos los niveles.

-El maestro/a o el profesor/a es la primera clave. Que tenga una formación y capacitación profesional de élite; la inversión en el profesorado. La segunda es la escuela, el centro educativo como eje de la innovación, un proyecto coherente, trabajo en equipo, colaboración entre todos (escuela, familia, entorno del niño). La tercera es la revolución que vivimos en el ámbito del aprendizaje porque la neurociencia ha cuestionado los sistemas educativos tradicionales. No se puede dejar de aprender en un mundo en constante cambio. Hemos lanzado un máster de liderazgo en innovación educativa con CEU Andalucía y la Cardenal Spínola de Sevilla .

-¿Hay resistencia a desterrar la educación tradicional de todo de memoria?

-Arrastramos un sistema clásico en el que nos hemos educado la gran mayoría y eso pesa en la memoria colectiva. Hay que dar un voto de confianza a los expertos y educadores, y no olvidar el respeto y el apoyo social a la figura de los docentes.

-¿Pesa más esa resistencia al cambio en las familias?

-Un padre o una madre confía en los educadores de sus hijos cuando que ve que su hijo va feliz a la escuela, que se sienta a leer un libro con avidez, que muestra curiosidad por todo lo que le rodea y se apasiona por los proyectos que se le proponen en los ámbitos de aprendizaje.

-Reválida, ¿sí o no?

-Soy partidaria de una reforma muy profunda del Bachillerato. El problema es que estamos barnizando de reformas un sistema que necesita una reforma más profunda. Tenemos un Bachillerato prácticamente idéntico al de hace cuarenta o cincuenta años. No hay un cambio real. Cambiar sólo la forma de evaluar sin cambiar la forma de enseñar y aprender es absurdo. Hoy las universidades españolas necesitan un perfil de alumnado distinto con competencias diferentes a las viejas reválidas, los viejos exámenes, el viejo curriculum y el viejo Bachillerato, que no están respondiendo. Se necesita una forma distinta de entender esos dos años previos a los estudios superiores.

-Deberes, ¿qué hacer?

-No estoy de acuerdo con los deberes en Infantil y Primaria. Los niños pasan en la escuela seis horas o más, y en ese tiempo tienen suficiente para aprender toda la parte académica. Los niños llegan sobrecargados de deberes que no han acabado en la escuela, y eso no es una buena forma de organizar el aprendizaje. En casa tienen que tener tiempo para conversar, disfrutar y vivir cosas que la parte académica nunca les va a dar. Que el ocio de nuestros niños sea rico y estimulante.

-Un profesor motivado ¿es una garantía de éxito?

-No es suficiente la motivación y la ilusión, que creo que están muy sobrevaloradas. Trilema es pasión, compromiso y sabiduría. Hace falta que el profesor esté motivado, que disfrute de los alumnos, que te guste lo que hace. También hace falta compromiso con cada uno de los niños, echarle tiempo, engancharse, ser generoso y sacar lo mejor de ellos. Y hace falta saber, aprender, formarse, ser competente profesionalmente, estar al día en todo lo que la investigación e innovación nos aporta para hacer bien lo que tenemos que hacer bien. Son esos tres componentes, un equilibrio de los tres.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios