Salva Reina | Actor "El teatro es lo más puro, la verdad más incontestable"

"El teatro es lo más puro, la verdad más incontestable" "El teatro es lo más puro, la verdad más incontestable"

"El teatro es lo más puro, la verdad más incontestable" / samuel del román

El trabajo de su padre en Telefónica le hizo nacer en Canarias, pero su ADN es 100% malagueño. Estudió, se presentó a unos oposiciones y trabajó como profesor interino de Educación Física hasta que un día llegó con la noticia de su renuncia a casa. "Dejaba un trabajo de por vida para ser payaso, imagina lo que fue aquello", recuerda. A pesar de todo, siempre ha sentido el apoyo de los suyos, orgullosos de ver que "me haya podido dedicar a una profesión tan complicada como esta". Su madre expone los reconocimientos recibidos hasta ahora en el salón. Aún queda hueco para los que vendrán.

-¿Le reconocen por la calle?

-Sí, desde hace ya tiempo y cada vez más, lo que significa que la cosa está funcionando en televisión y en cine. El 99% de la gente que se acerca es con mucho cariño y, por ahora, lo llevo bien. No estoy en un nivel para saturarme. Es verdad que con la tele te metes en la casa de la gente y hay tanta cercanía que sienten que te conocen, se produce un efecto muy simpático.

"Se dan las condiciones y tenemos que intentar que Andalucía se convierta en el Hollywood europeo"

-¿La popularidad llegó con Allí Abajo?

-Cada cosa que haces suma, pero evidentemente el espaldarazo llegó con Allí Abajo, una serie de éxito, con cinco temporadas, que tal y como está la televisión en España es un logro.

-¿Ha cogido carrerilla en estos últimos años? Lo digo porque está muy presente…

-Esto va por rachas. Evidentemente hay un trabajo detrás, yo llevo desde los 18 años, y ahora me ha tocado a mí y estoy intentando hacer todos los trucos que me sé. Gracias a Dios, a Buda o a la Virgen del Carmen no puedo negar que tengo una racha tremenda. Venía de hacer Sabueso, enganché con la película de Colomo, luego Allí Abajo, hemos hecho dos o tres películas este año y el proyecto de Malaka, que me encanta.

-Malaka es la apuesta de TVE para el comienzo de la próxima temporada. ¿Es una serie muy malagueña?

-Sí es cierto que tiene muchas referencias de Málaga, su forma de respirar, su lenguaje, la manera de entender la vida… va a ser muy reconocible para el malagueño. Es, además, una serie muy pegada a la realidad. Los guiones de Samuel Pinazo y Dani Corpas con Isa Sánchez, con Javier Olivares detrás… son fantásticos. Estábamos deseando de que nos llegara el capítulo ocho para saber cómo acababa. Puede parecer localista en la forma de hablar, en los escenarios, pero realmente es la historia de tres personajes que podía haberse dado en cualquier ciudad.

-¿Qué tiene de especial?

-Tiene un guión especialmente bien escrito, la forma de narrarla visualmente aporta mucho a ese mundo real, todos son escenarios naturales, playas, barrios, muchos momentos de realidad pura y dura con el personaje en mitad de la calle, y todo eso ayuda a la búsqueda de la realidad. Y yo creo que va a ser una serie diferente, da un paso hacia otro sitio, creo que es lo que va a sorprender. Ha sido un rodaje muy duro, muchas horas de exteriores, con sus consiguientes retrasos porque hay menos control que en un plató, pero todo el equipo ha estado a una y ha puesto toda la carne en el asador.

-Hace un cambio de registro con este personaje...

-Javier Olivares dice que son personajes que empiezan la serie perdiendo y están luchando por empatar el partido, son tres supervivientes que luchan por sacar la cabeza como sea. Y sí, cambio de registro. Ya había hecho algún personaje dramático pero este, un protagonista tan fuerte, creo que va a ser una prueba de fuego. Mi personaje es un policía corrupto, con muchísimos problemas y traumas, siempre al borde del precipicio, en el punto de casi no retorno hacia una oscuridad grandísima, de caer en lo peor. Para mí ha sido una experiencia y un aprendizaje grandísimo.

-¿Cuál es su mayor miedo en esta profesión?

-Perder la ilusión. Creo que no tendría sentido estar en esto de una manera automática o mecánica. Es algo tan vocacional, donde te entregas tanto, donde pones tantas tripas y estás tan expuesto que tienes mucho más que perder... Así que hacerlo con desidia sería absurdo.

-¿Le ha costado mucho llegar hasta aquí?

-Sí que cuesta, años de aprendizaje, de no conformarse. Es una carrera de fondo. Pero también hay un componente de suerte. Ademas, siempre he intentado buscarme lo que hacer, crear, me topé con el mundo de los monólogos, tengo mi compañía, montamos La Cochera Cabaret… Siempre estoy con esa inquietud de producir por mi cuenta para no estar dependiendo de los demás.

-Sigue haciendo teatro. ¿Le gusta más el escenario?

-Para mí el teatro es lo más puro, lo más auténtico, la verdad más incontestable, un salto al vacío. La experiencia del hecho teatral es única cada noche y esa energía que fluye, distinta cada vez, para producir la comunicación con el público, es magia.

-¿Cómo ve la cantera actoral en Andalucía?

-Hay una grandísima cantidad de actores y actrices de un nivel brutal. También detrás de la cámara. Hay muchos andaluces dando un nivel de excelencia considerable. A ver si entre todos Andalucía se convierte en el Hollywood europeo, que es lo que tenemos que intentar.

-¿Cree que sería posible?

-Aquí hay más horas de sol, buenos profesionales, buenas comunicaciones y todos los escenarios posibles. Se está rodando mucho, pero creo que tenemos capacidad para acoger mucho más. Los rodajes son riqueza, trabajo, cultura e inversiones, además de generadores de turismo. Se dan las condiciones oportunas para que pueda ser y tendríamos todos que poner de nuestra parte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios