prudencio escamilla, Presidente del Foro de los Consejos Sociales universitarios

"Las universidades deben aportar lo que la sociedad demanda"

"Las universidades deben aportar lo que la sociedad demanda" "Las universidades deben aportar lo que la sociedad demanda"

"Las universidades deben aportar lo que la sociedad demanda"

-¿Cómo un directivo de una multinacional como Airbus está al frente de un foro universitario?

-Pertenezco desde hace años al Consejo Social de la Universidad de Cádiz. El Consejo Social lo constituye un grupo diverso, un puzle de personas que representan a la sociedad. La industria es parte relevante de esa sociedad. Con este cometido se me da la oportunidad de dar a conocer mejor este instrumento, el Foro de los Consejos Sociales de las Universidades Públicas de Andalucía. Estamos dando pasos para que sea tan influyente como sea posible.

-¿Y cuáles son sus planes para lograrlo?

-Tenemos mucho que compartir con los agentes y representantes sociales con los que nos relacionamos. El foro ha impulsado el programa Horizonte 2017, que aborda aspectos como la financiación y mecenazgo de la universidad, la responsabilidad corporativa, el emprendimiento, la empleabilidad... Somos conscientes de que este foro tiene que ser más conocido y tenemos esa ambición de ser un altavoz más potente de la sociedad andaluza frente a su universidad.

-Los consejos no son adornos. Tienen poder.

-Esto no es un lugar de tertulia. Un consejo social es una pieza básica dentro de una universidad. Cumplimos un mandato del Parlamento Andaluz y la Junta. Trabajamos para diseñar las estrategias que tienen que guiar a las universidades para aportar a la sociedad lo que la sociedad necesita. Tenemos otras responsabilidades como la aprobación de los presupuestos o la auditoria de sus estados financieros para asegurar que la inversión pública en la universidad se dirige hacia las necesidades de la sociedad.

-Estudió Ingeniería en Cádiz. ¿Es muy distinta la universidad de entonces a la de ahora?

-La situación actual no tiene nada que ver con mis años de universitario. La universidad de hoy es mucho más innovadora y está en permanente contacto con la empresa. Se está avanzando mucho en que el alumno se forme en lo que la empresa y la sociedad esperan de él.

-Pero no dejan de ser un elemento externo en un universo conocido por su endogamia.

-Cada vez es menor. Es visible y notable el progreso y la apertura hacia la sociedad. Hay una mayor sensibilidad y atención a lo que la sociedad demanda y una gran conciencia de cubrir sus necesidades. Aunque nos queda camino por recorrer. En esto, el trabajo de los consejos sociales creo que ha sido determinante.

-¿Hay una explicación a las universidades andaluzas figuren en los últimos puestos de los rankings de calidad?

-No se puede generalizar. Tenemos referencias con prestigio internacional dentro de las universidades andaluzas. En cualquier caso, pese a que nuestras universidades trabajan en orientarse a la excelencia, quizá no se ha trabajado lo suficiente en reforzar los parámetros que miden ese tipo de rankings.

-Tiene que ser complicado un órgano que aglutina instituciones que, al fin y al cabo, compiten entre ellas.

-Yo no percibo ese espíritu competitivo. Nos centramos más en analizar nuestras necesidades globales, lo que nos convierte en complementarios.

-Como Foro también tienen contacto con la Administración. ¿Aprietan a la Junta para que arrime algo más a investigación?

-Persistimos en todos los ámbitos, también con la Administración, en que los presupuestos permitan mayor crecimiento. Hemos vivido un periodo de crisis que lo ha condicionado todo. Seguramente ha habido que adaptarse a la situación y limitar el desarrollo, pero también transmitimos que si queremos crecimiento hay que buscar nuevos modelos de financiación para que exista capacidad de investigación.

-Pero ahí no sólo se trata de dinero público. Las empresas tendrían que entender que invertir en universidad es rentable.

-Nuestro lema es que la universidad tiene que acercarse a la empresa, pero también a la inversa. Es un trabajo de equipo. Los consejos trabajan codo con codo con los rectores en objetivos comunes y los resultados están ahí. Solo en Cádiz son 1.500 organizaciones las que abren sus puertas para prácticas curriculares.

-Y las universidades también son una potente incubadora de empresas. Términos como startups y spinoff eran desconocidos hace unos años.

-En Airbus tenemos un buen ejemplo de esto. Compartimos con un nutrido grupo de spinoffs nacidas en la universidad. El egresado se ha integrado en las organizaciones porque se han creado puentes y su acción ayuda a los objetivos de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios