España

Artur Mas se ofrece para "ayudar" y hace una llamada a la unidad

Artur Mas. Artur Mas.

Artur Mas. / MARTA PéREZ / efe

El ex presidente de la Generalitat Artur Mas alertó ayer de que sólo el "veneno de la desunión" puede acabar "liquidando" el soberanismo, al que, pese a tener ya ganada la "batalla de las razones" y los argumentos, dijo, le "falta fuerza" para hacer efectiva la independencia. En la clausura de la primera Asamblea Nacional del PDeCAT, en cuyos debates no participó, Mas subió al atril del auditorio del Palacio de Congresos de Cataluña para ofrecer una reflexión con ánimo de "ayudar y no molestar": "Si sirve, bien. Y si no, también".

De entrada, Mas dejó claro que el problema del soberanismo no es su falta de argumentos, sino las dificultades para hacer realidad sus objetivos políticos. "La razón ya la tenemos, no es una batalla de razones. Pero nos falta fuerza", reconoció el ex president, para quien es aquí en esta idea donde hay que "poner el acento". La "primera fuerza" del soberanismo, según Mas, es su "gente movilizada", la segunda son sus "líderes políticos dispuestos a hacer sacrificios personales" y la tercera es la "unidad", aunque "no siempre la hay, o no tanto como haría falta".

En un reproche velado a ERC, comentó que "es muy fácil hablar de unidad si después no se practica", y aludió al choque de esta semana entre JxCAT y ERC en torno a la sustitución temporal de los diputados suspendidos por el Tribunal Supremo: "Lo hemos visto en los últimos días, y no me refiero a esta asamblea". "En circunstancias muy complicadas para el país, este veneno de la desunión puede aflorar, lo hemos de combatir porque es nuestro gran peligro", insistió Mas, que ha evocado el vaticinio que hace unos años planteó el ex presidente del Gobierno José María Aznar: "Antes se romperá Cataluña que España".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios