España

Borrell alerta contra el rebrote de los nacionalismos al calor de la crisis

  • Budó, portavoz del 'Govern' afirma que si Cataluña fuera un estado independiente habría tomado otras medidas y lamentarían menos muertos por la pandemia que en el resto de España

El presidente catalán, Quim Torra, este lunes durante una videoconferencia en su despacho oficial. El presidente catalán, Quim Torra, este lunes durante una videoconferencia en su despacho oficial.

El presidente catalán, Quim Torra, este lunes durante una videoconferencia en su despacho oficial. / Efe

Buena parte del debate político y económico en estos días se ha convertido en un tortuoso ejercicio de futurología. Y una de las pocas certezas –si no la única– en la que todas las voces coinciden se refiere a las enormes dificultades que habrán de afrontar las sociedades democráticas. Entre ellas, según ha alertado este lunes el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, estará la tentación del repliegue nacionalista como encarnación recurrente del conjuro mágico frente a cualquier adversidad o amenaza.

Es seguro, ha vaticinado el veterano dirigente socialista, que en el mundo posterior a la pandemia se va a producir "una batalla de narrativas". En este delicadísimo escenario, uno de los debates recurrentes va a consistir, ha avisado Borrell, en comparar la capacidad de respuesta eficaz por parte de sistemas "iliberales" o abiertamente autoritarios –como es el caso de China– con la de los estados democráticos. Por si hubiera alguna duda –hay quien la está abonando desde la irrupción de la pandemia–, el dirigente catalán ha adelantado su postura en dicho debate de ribetes capciosos: la respuesta a la gravísima emergencia sanitaria de los países "con mayor calidad democrática" ha sido "mejor". "Las democracias más maduras se harán mejores gracias a la tensión que la crisis ha planteado", ha defendido.

Para Borrell, los tics de las doctrinas populistas que desprecian a "los expertos" como ente colectivo y abstracto tendrán peor futuro dadas las circunstancias. Menos optimista, en cambio, se ha mostrado con respecto a los remedios autoritarios y a los nacionalismos. En su opinión, la situación que vive ahora todo el mundo constituye un "terreno abonado" para dichas estrategias políticas. Lo más fácil, a añadido Borrell señalado ya muy explícitamente a la situación en su propia tierra natal, es responder a este temblor en los cimientos de la sociedad dibujando una frontera en el suelo mientras se dice "dejadme solo, como [el presidente de la Generalitat, Quim] Torra cuando dice que que Cataluña lo habría hecho mejor si hubiera sido independiente".

Se refería el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea a las declaraciones efectuadas por la portavoz del Govern, Meritxell Budó, convencida al parecer de que una Cataluña independiente habría gestionado la crisis del Covid-19 de manera diferente. Si se hubiera aplicado el "confinamiento total" 15 días antes del decreto que aprobó el Gobierno central, dijo recordando el mantra que no ha dejado de repetir desde entonces Torra, "las cifras que hay no serían las que son". En román paladino: que habría habido menos muertos en una hipotética República catalana.

Sobre el proceso de desconfinamiento, la dirigente independentista ha concedido que, al menos, se aprecia un "cambio de talante" por parte del Gobierno. "Parece que los territorios podrán gestionar el desconfinamiento [de manera asimétrica en el conjunto del país]. Es lo que nosotros pedíamos y parece que los criterios que prevé el Estado pueden ir por ahí también", se ha felicitado felicitó la portavoz del Govern antes de concluir denunciando por enésima vez que hasta ahora "el Estado" había venido actuando de forma "unilateral, sin escuchar al resto de presidente autonómicos, cuando desde Cataluña se pedían medidas, se ignoraban peticiones y se tomaban decisiones tarde y mal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios