España

Botella presenta el 'multómetro', con sanciones de todo tipo en la calle

El Ayuntamiento de Madrid sancionará con multas de hasta 3.000 euros a las personas que soliciten servicios sexuales en la calle, aunque en un primer momento la Policía Municipal solo realizará un apercibimiento de que esa conducta no está permitida.

También se multará hasta la misma cantidad a quienes promuevan esta actividad, los proxenetas, mientras que se excluirá de cualquier castigo a quienes ejerzan la prostitución por considerar que en un altísimo porcentaje se trata de personas explotadas.

Éste y otros motivos aparecen recogidos en la futura Ordenanza de Convivencia Ciudadana en el Espacio Público de la ciudad de Madrid, que fue presentada ayer en su fase de borrador por la delegada madrileña de Familia y Servicios Sociales, Dolores Navarro.

El Gobierno de Ana Botella quiere regular en esta ordenanza todas las conductas que puedan afectar al espacio público como lugar de convivencia y civismo y el texto prevé multas de hasta 750 euros por pedir limosna a la puerta de un centro comercial, hacer malabares, escupir o tirar papeles al suelo, ofrecer pañuelos en un semáforo, dormir en banco, el uso de monopatines, alimentar o bañar a perros, sacudir una alfombra en la acera o subirse a una fuente, entre otras medidas.

También se prohíben las cundas o taxis de la droga.

La ordenanza, que derogará la de Policía y Buen Gobierno aprobada en la posguerra (1948), podría estar en vigor en los primeros meses de 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios