Desafío independentista en Cataluña El 'procés' estalla en Washington

  • Torra deja plantado al embajador en EEUU mientras rebatía en un acto sus denuncias sobre los “presos políticos” y la “opresión” del Estado español sobre el pueblo catalán

Quim Torra en el Folklife Festival de Washington Quim Torra en el Folklife Festival de Washington

Quim Torra en el Folklife Festival de Washington / EFE

La caldera del procés echó de nuevo humo la madrugada del miércoles con un encontronazo en Washington entre el presidente catalán, Quim Torrra, y el embajador español en EEUU, Pedro Morenés.Fue durante la recepción privada que el Instituto Smithsonian, uno de los organismos culturales más prestigiosos del mundo, ofreció para las delegaciones de Cataluña y Armenia. Torra defendió ante Morenés que "el pueblo catalán ha padecido también persecución política, lingüística y cultural a lo largo de los últimos siglos". Agregó que su Govern lucha contra "el estado de excepción y denuncia las injusticias que vive la población", y argumentó que los presos soberanistas son presos políticos y que su antecesor Carles Puigdemont vive un exilio forzado. También afirmó que el derecho de autodeterminación es "irrenunciable", que el 1-O fue un ejercicio de este derecho, y que quiere hacer efectivo el mandato democrático que, a su juicio, salió de las urnas.Tras la alocución de Torra, Morenés subió al estrado y rebatió los argumentos del presidente catalán al asegurar, entre otras cosas, que en España no existen presos políticos, como había dicho poco antes el jefe del Govern. "En España no hay presos políticos (...), hay unos políticos que, a pesar de haber sido reiteradamente advertidos por sus propios servicios jurídicos, decidieron retorcer el Reglamento del Parlament y violar el estatuto de Autonomía de Cataluña y la Constitución", dijo Morenés, según testimonios del acto recogidos por los medios. La replica del representante del Gobierno español fue recibida con abucheos por parte de los invitados de la comitiva catalana Tanto Torra como su equipo decidieron entonces levantarse y abandonar el lugar, mientras Morenés continuaba con su discurso. El Instituto Smithsonian no quiso confirmar las informaciones aparecidas en los medios que indican que cuando el presidente Catalán y sus acompañantes decidieron volver luego a la recepción, la seguridad del museo se lo impidió. Tanto Morenés como Torra debían volver a tomar la palabra hoy durante la ceremonia inaugural del Festival, pero finalmente el Smithsonian decidió a última hora cancelar sus discursos, según confirmaron a Efe fuentes de la institución que no quisieron argumentar los motivos de la decisión. El presidente de la Generalitat negó luego haber ofendido al Estado español, por lo que calificó de "inaceptable" la respuesta del embajador español. "Yo expliqué la situación que vivimos en Cataluña: que hay presos políticos, que hay exiliados y que nuestro derecho a la autodeterminación está criminalizado", dijo Torra a un grupo de periodistas durante la inauguración del festival organizado en Washington."El discurso -un discurso de seis páginas, preparado-, llegó a un punto de insulto personal. Es decir, que al presidente de Cataluña le digan públicamente que miente... Yo, como Quim Torra, puedo llegar a aceptar muchas cosas, pero como presidente de Cataluña, me parece inaceptable, me parece una ofensa", explicó el presidente catalán. A pesar de los pesares, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantiene su "voluntad inquebrantable" de facilitar la distensión con la Generalitat, con la vista puesta en la reunión que mantendrá con Torra el próximo 9 de julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios