España

Puigdemont se aferra a un "último intento" para seducir a Rajoy

  • El jefe del Ejecutivo y el 'president' se verán hoy las caras durante un almuerzo en el Salón del Automóvil de Barcelona

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, sonríe mientras charla ayer en Barcelona con el 'president', Carles Puigdemont. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, sonríe mientras charla ayer en Barcelona con el 'president', Carles Puigdemont.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, sonríe mientras charla ayer en Barcelona con el 'president', Carles Puigdemont. / QUIQUE GARCÍA / efe

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, se aferra a "un último intento" que hará en las próximas semanas para pedir al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, diálogo para acordar un referéndum, aunque avanzó que el Govern lo organizará igualmente si la respuesta es negativa. En un almuerzo organizado por la entidad Soberanía y Justicia, Puigdemont subrayó que la agenda del Gobierno catalán sólo tiene la consulta en su "cara A y en la B", por lo que descartó "la posibilidad de que se convoquen elecciones autonómicas anticipadas".

El president, que coincidió ayer en el Salón del Automóvil de Barcelona con el ministro de Energía, Álvaro Nadal, indicó que el Gobierno está a tiempo de "apuntarse a la alineación de los jugadores de la solución", por lo que avanzó que la Generalitat impulsará un "último intento" de acordar el referéndum con el Ejecutivo del PP.

Esta petición de diálogo, cuyo formato "aún no está decidido", irá acompañada del "ingente trabajo" del Pacto Nacional por el Referéndum. En todo caso, en esta petición "volveremos a decir a Madrid que podemos hablar de la fecha, de la pregunta, de las mayorías o de la implantación de resultados", afirmó Puigdemont.

El mandatario catalán expresó que si se quiere negociar se debe "poder hablar de todo", sin que ninguna de las dos partes, a su juicio, renuncie a sus respectivos principios, al tiempo que lamentó que de momento el Gobierno central se haya "borrado de la lista de la solución y sólo está en la lista de los problemas". "Esperaremos expectantes la respuesta", añadió Puigdemont, que adelantó que, en el caso de que la respuesta de La Moncloa sea negativa y no quiera "hablar de todo sin límites y sin condiciones", entonces el Govern pasará a "la segunda parte", que será preparar igualmente el referéndum. Hoy tendrá la oportunidad de trasladarle sus deseos a Rajoy en un almuerzo en Barcelona en el ámbito del Salón del Automóvil. El encuentro será a las 14:00 en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Asimismo, Puigdemont sostuvo que el proceso de compra de urnas para el referéndum es "impecable", y dudo de que se pueda impugnar porque Andalucía hizo un proceso de compra similar y no pasó nada, dijo. "La Fiscalía sabrá lo que hace. Tendrá que argumentarlo muy bien. Es un concurso público clavado al que hizo Andalucía. Escrupuloso con la ley. Supongo que el Consejo de Ministros decidirá si lo recurre. Saben que no hay base jurídica", dijo antes de calificar como "margallada" las palabras del ex ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo, que propuso requisar y destruir las urnas y que los Mossos intervinieran para frenar la celebración de una consulta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios