España

Rajoy propondrá una reforma fiscal en beneficio de las familias y las pymes

  • El líder del PP intentará que el Gobierno plasme su propuesta en los Presupuestos, "que no resuelven los problemas de la economía real" · Camps es reelegido con el 98% de votos al frente del PP valenciano

Con un emocionado recuerdo al último congreso del PP celebrado en Valencia, donde "renovamos nuestros equipos y nuestros mensajes", el líder del PP, Mariano Rajoy, clausuró ayer el cónclave de su organización en la capital levantina con sorpresa al anunciar que planteará al Gobierno una reforma fiscal en los Presupuestos Generales del Estado para apoyar a la familias.

Rajoy enfatizó que trabajará para convencer "a muchos más españoles que este es su partido, que es el partido de las familias, de las pymes, de los obreros, el de aquellos que no tienen quien les defienda, y el que defiende los intereses generales de España".

El líder popular felicitó a Francisco Camps tras su reelección (98% de votos) como número uno del PP valenciano y, en un guiño hacia esta comunidad autónoma, declaró que "el agua es de todos los españoles y deciden todos y no una parte de ellos". A este respecto, afirmó que cuando lleguen al Gobierno "haremos el Plan Hidrológico Nacional para toda España". También reclamó que el AVE llegue a las tres capitales valencianas y abogó por que el Gobierno reconozca el incremento de la población valenciana en un millón de personas para que así puedan hacer frente a un gasto social creciente que Zapatero "recorta", dijo Rajoy.

El dirigente popular recordó a continuación que "la obligación básica del Estado" es la seguridad y la justicia" y que en ambos terrenos el Gobierno "no cumple" con la sociedad española, ni con la Policía ni la Guardia Civil -en alusión a la manifestación de agentes que el sábado recorrió las calles de Madrid- "como no cumple con nadie en España". Desde los asientos de los delegados se escuchó un sonoro "Viva la Guardia Civil", que fue contestado por Rajoy desde el estrado.

Los aplausos sirvieron a Rajoy para dar un giro a su discurso y pasar a centrarse "en el asunto más importante que tiene planteado hoy España", el de la crisis económica y las soluciones que puede aportar el PP, desde la oposición. En esta dirección el líder del PP subrayó que planteará al Gobierno una reforma fiscal en los Presupuestos Generales del Estado para apoyar a la familias, a los autónomos, a las empresas afectadas por el repunte de la morosidad, y para mejorar el tejido productivo español, favorecer el ahorro y las medidas de recuperación económica, "porque los que nos presentan no valen, son perjudiciales, son malos y además no resuelven los problemas de la economía real, que son los de la gente, de ésos a los que ha olvidado Zapatero".

Rajoy reconoció que el Gobierno ha hecho "lo sensato" al establecer las medidas para sanear el sistema financiero español, pero insistió en que esas medidas que costaran 25 billones de pesetas deben repercutir en las familias y en las pymes, por lo que pidió que se establezcan mecanismos de transparencia y control en su aplicación "porque es muy difícil explicarle a la gente que quienes dan crédito y avales tengan que recibirlos ahora de los que van a los bancos a que se los den".

Para el líder de los populares, las medidas del Ejecutivo socialista "no bastan, son insuficientes", y le exigió que realice reformas y tome decisiones en lugar de presentar unos Presupuestos Generales "antiguos", que no sirven para salir de la crisis "y que están hechos para contentar al PNV y al BNG".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios