España

La ex portavoz en el Congreso Soraya Rodríguez deja la militancia del PSOE

  • La "difícil decisión" obedece a sus "profundas discrepancias" sobre la política en Cataluña

  • Relegada en el Grupo Socialista, criticó la figura del relator

Soraya Rodríguez, en una imagen tomada el 26 de octubre de 2015. Soraya Rodríguez, en una imagen tomada el 26 de octubre de 2015.

Soraya Rodríguez, en una imagen tomada el 26 de octubre de 2015. / EFE / Archivo

La ex portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados Soraya Rodríguez ha pedido la baja como militante del PSOE de Valladolid, con críticas hacia la postura de su partido respecto a la situación en Cataluña.

Fuentes del partido han explicado a Efe que ha sido este miércoles cuando Soraya Rodríguez ha formalizado su petición al PSOE vallisoletano, aunque su relación con la agrupación era casi inexistente desde hace años, especialmente después del posicionamiento de la diputada en contra de la candidatura de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE.

Relegada en sus funciones dentro del Grupo Socialista en el Congreso, el último enfrentamiento con la dirección de su partido se produjo el pasado 6 de febrero como consecuencia de la polémica surgida a raíz de la figura del relator para Cataluña, al rechazar esta posibilidad y defender que el diálogo entre el Estado y las comunidades autónomas necesita de "respeto a la Constitución, al Estatuto y a las instituciones": "Ni mediadores, ni relatores", escribió.

Malos compañeros de viaje

En la carta que ha remitido a la secretaria general del PSOE de Valladolid, Teresa López, afirma que esta "difícil decisión" la ha adoptado por la "discrepancia profunda" que mantiene con la dirección del partido en relación a su política con el independentismo catalán.

"No puedo compartir que la mayoría de la moción de censura, que ha sostenido al Gobierno durante los últimos ochos meses, sea una posibilidad viable de conformar una mayoría parlamentaria razonable para sostener un Gobierno socialista. Por ello espero y deseo que tras los resultados electorales del 28 de abril el PSOE no reedite la mayoría de la moción de censura para obtener una investidura", explica en la misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press.

"Hacer depender de nuevo la gobernabilidad del país del independentismo que ha iniciado una operación de acoso y demolición del Estado de Derecho y de la Constitución tendría consecuencias muy negativas para nuestra democracia", argumenta quien fuera portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados en los tiempos de Alfredo Pérez Rubalcaba como líder del partido.

El PSOE no está estableciendo ningún veto a ningún partido de cara a los pactos poselectorales. Los miembros de la dirección de Pedro Sánchez repiten que aspiran a gobernar en solitario y a alcanzar acuerdos con aquellas formaciones que respeten la ley y el diálogo.

Para Rodríguez, en cambio, volver a contar con los independentistas en una eventual investidura de Sánchez "haría imposible el necesario diálogo con Cataluña, como se ha demostrado recientemente con el intento de condicionar la aprobación de los presupuestos generales a la creación de mesas de partidos al margen de las Cortes generales donde se pudiera hablar y decidir sobre un inexistente derecho de autodeterminación".

Consenso entre constitucionalistas

La política vallisoletana defiende que el diálogo de Cataluña se debe abordar "de manera amplia, incluyendo desde luego a todos los catalanes y desde un amplio consenso de los partidos constitucionalistas" quienes, "con posiciones políticas e ideológicas diferentes", han participado siempre de un consenso constitucional esencial sobre la integridad territorial y la soberanía nacional.

Rodríguez recuerda que esta posición la ha defendido dentro de los órganos de dirección del partido mientras ha formado parte de ellos y en el Grupo Parlamentario Socialista hasta el último momento. De hecho, criticó públicamente la aceptación por parte del Gobierno de la polémica figura del relator en una eventual mesa de partidos extraparlamentaria, un gesto por el que fue amonestada con su salida de la delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

Hoy por hoy, Rodríguez cree que ya no tiene sentido seguir manteniendo esta posición dentro del partido -antes mayoritaria, hoy minoritaria, admite- cuando estas discrepancias "se entienden como críticas personales y cada vez existen más compañeros que reciben como una agresión al partido las opiniones discrepantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios