Elecciones

Calviño y Calvo serán los contrapesos de Iglesias en las tres vicepresidencias

  • La ministra de Economía es una garantía para el empresariado ante la desaceleración que se avecina

  • El líder morado tendrá un rol social y quiere incorporar al Gabinete a Irene Montero y a Yolanda Díaz

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, acompañada por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante su intervención en un coloquio este pasado lunes en Madrid. La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, acompañada por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante su intervención en un coloquio este pasado lunes en Madrid.

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, acompañada por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante su intervención en un coloquio este pasado lunes en Madrid. / Paco Campos (EFE)

El futuro Gobierno de Pedro Sánchez contaría con tres Vicepresidencias: una de Asuntos Sociales para el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias; otra económica, que ocuparía la actual ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño; y una de Igualdad, que sería para la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo.

El presidente del Gobierno en funciones lanza de esta manera un claro mensaje de tranquilidad y estabilidad a los mercados y las grandes empresas, que siempre han mostrado su preferencia por la actual ministra del ramo dado el prestigio del que goza en el entorno europeo e internacional.

La capacidad política y dialéctica de la ministra de Hacienda, ha oscurecido la figura de la titular de Economía, María Jesús Montero, que era la primera opción de Sánchez para una vicepresidencia. La negativa de Calviño a entrar en las listas electorales como diputada alimentó su supuesta falta de compromiso con el PSOE, pero la ministra de Economía siempre ha sido la que ha acompañado a Sánchez a todas las grandes citas internacionales, donde su prestigio como responsable de Presupuestos en la UE durante los últimos años le han otorgado una credibilidad muy alta.

Garantía para el empresariado

Además, desde el empresariado se le ha pedido de forma explícita a Sánchez que mantuviera la figura de Calviño al frente de la estrategia económica del país, como una garantía para capear la desaceleración económica que se avecina.

Fuentes socialistas han explicado a Efe que la estructura del nuevo Ejecutivo con estas tres Vicepresidencias es una propuesta del PSOE y está condicionada a las negociaciones que en las próximas semanas se mantengan con Unidas Podemos para la investidura de Sánchez.

La creación de una Vicepresidencia con relevancia económica fue anunciada por el líder socialista en el debate televisado el pasado día 4 entre los cinco principales candidatos, en el que también dijo que su titular sería la ministra de Economía y Empresa en funciones.

Podemos aspira a que en el futuro Gobierno de coalición con los socialistas estén también con Iglesias su número dos, Irene Montero, y la diputada gallega Yolanda Díaz, aunque la presencia de ambas en el Ejecutivo no está cerrada.

Distintas fuentes de la formación morada han señalado a Efe que en ese futuro Ejecutivo no habrá vetos y por tanto Unidas Podemos hará valer sus mejores perfiles, entre los que se encuentra la actual portavoz parlamentaria, Irene Montero, que podría ser relevada en el Congreso por su adjunta, Ione Belarra.

El número de ministerios no se ha concretado y dependerá de cómo se defina finalmente en la negociación con los socialistas la estructura del Gobierno, pero se tomará como referencia la última oferta de julio.

Mínimo de cuatro ministros podemitas

El mínimo se ha fijado no obstante en cuatro puestos, como en la última oferta del PSOE en la que ofreció una vicepresidencia de Asuntos Sociales para Irene Montero y los ministerios de Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo, y el de Igualdad.

La coalición morada renuncia, como hizo entonces, a ocupar los ministerios de Estado y buscará reclamar competencias sociales, con lo que se alejaría la posibilidad de que el ex Jemad Julio Rodríguez se convierta en ministro.

Desde Podemos apuntan también su aspiración de incluir a algunos de sus cargos en ministerios dirigidos por el PSOE y ponen como ejemplo que el ecologista Juantxo López de Uralde -ex líder de Equo y que fue otro de los ministrables de la coalición- se integre como secretario de Estado.

Iglesias y Sánchez afrontarían un futuro Gobierno de coalición unidos por sus políticas en materia fiscal, ya que ambos han abogado en sus programas por subir los impuestos a las grandes empresas y patrimonios, mientras que en materia laboral es donde se vislumbra el mayor escollo.

Caballo de batalla

La gran batalla de Unidas Podemos es derogar la reforma laboral del PP y devolver la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa, frente a un PSOE que ha ido diluyendo su promesa de abolir los aspectos más lesivos de la reforma de 2012 y que prefiere recuperar la vigencia del convenio sectorial solo en contadas excepciones, como en el caso de las subcontratas.

El restablecimiento de la ultraactividad para que los convenios tengan o no vigencia ilimitada cuando lleguen a su fin es otra de las diferencias que habrá que limar.

Pese a todo, consolidar el crecimiento y la creación de empleo y combatir la precariedad del mercado laboral para garantizar trabajo digno, estable y de calidad aparece como el primer punto del preacuerdo firmado por ambos líderes este martes.

Tanto PSOE como Unidas Podemos han prometido subir el salario mínimo interprofesional (SMI) de forma progresiva en los próximos cuatro años desde los 900 euros actuales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios